lunes, 28 de julio de 2008

Delitos informáticos.

  • Por Andrea Fadelli.
El ingreso ilegítimo a sistemas informáticos, al correo electrónico o a los archivos de una computadora sin la pertinente autorización, causan una invasión a la esfera privada y a la intimidad del individuo, por lo que el acceso ilegal a ellos constituye una violación a derechos personalísimos.
Hace tiempo ya que se habla de este tema, así como de los mercados de venta de datos, por ello los países han ido dictando normas, reglamentaciones y creando organismos de protección.
Con la ley 26.388, sancionada en junio de 2008 en el Congreso, Argentina busca prevenir y reprimir delitos informáticos y la comisión de irregularidades en el tratamiento y transmisión de los datos.
Actualmente y con la sanción de la precitada ley, nuestro país se encuentra a la vanguardia de la legislación de delitos informáticos.
La norma en cuestión establece que el acceso indebido a un correo electrónico o a un sistema o dato indebido es un delito castigado por el Código Penal.
En efecto la norma determina que el término "documento" comprende toda representación de actos o hechos, con independencia del soporte utilizado para su fijación, almacenamiento, archivo o transmisión y que los términos "firma" y "suscripción" comprenden la firma digital, la creación de una firma digital o firmar digitalmente. De igual manera se establece en la ley que los términos "instrumento privado" y "certificado" comprenden el documento digital firmado digitalmente.
La nueva ley tipifica los delitos informáticos y establece que será reprimido con prisión de quince (15) días a seis (6) meses el que abriere o accediere indebidamente a una comunicación electrónica, que no le esté dirigida; o se apoderare indebidamente de una comunicación electrónica, aunque no esté cerrada; o indebidamente suprimiere o desviare de su destino una correspondencia o una comunicación electrónica que no le esté dirigida. También establece que en la misma pena incurrirá el que indebidamente interceptare o captare comunicaciones electrónicas o telecomunicaciones provenientes de cualquier sistema de carácter privado o de acceso restringido.
Asimismo la ley 26.388 contempla una pena de prisión de un (1) mes a un (1) año, si el autor además comunicare a otro o publicare el contenido de la carta, escrito, despacho o comunicación electrónica.
Y si el hecho lo cometiere un funcionario público que abusare de sus funciones, la pena se agrava con inhabilitación especial por el doble del tiempo de la condena.
La norma considera como delito al acceso indebido a un banco de datos e incluye a Internet como medio posible para la comisión de delitos contra la integridad sexual y contra la privacidad, y además contempla penas de prisión para quien a sabiendas accediere, sin la debida autorización o excediendo la que posea, a un sistema o dato informático de acceso restringido. Entre otros.
La prohibición de acceso a la correspondencia privada y la prohibición a la violación de morada, son supuestos que han servido de manera análoga a la regulación de la privacidad en Internet.
La amenaza más evidente, de la que todo el mundo es consciente, consiste en los ataques a la confidencialidad, autenticidad e integridad del correo electrónico. Hoy por hoy es muy común el hackeo de cuentas, aunque por otra parte se puede hacer frente a estos ataques mediante los protocolos de comunicaciones basados en procedimientos criptográficos.
Sin embrago, la mayoría de los usuarios no es consciente de la cantidad de información privada que, de forma inadvertida e involuntaria, está revelando a terceros, al hacer uso de Internet.
Es aquí donde podemos observar claramente que la ley 23.688 es un paso muy importante porque regula en parte el uso de la información en el ciberespacio.
CODIGO PENAL. Ley 26.388. Modificación. Sancionada: Junio 4 de 2008. Promulgada de Hecho: Junio 24 de 2008.

No hay comentarios: