viernes, 18 de julio de 2008

ENCUADRAMIENTO SINDICAL Y CONVENCIONAL

  • EL ENCUADRAMIENTO SINDICAL Y CONVENCIONAL. APUNTES SOBRE LA NUEVA NEGOCIACIÓN COLECTIVA.
    (Informe Dra. Andrea Fadelli). (
    *)


    Introducción.
    En la permanente y constante renovación de las normas relacionadas con el Derecho Laboral y de la Seguridad Social, es importante mantener una actualización permanente sobre los cambios que se van produciendo.
    La aparición de nuevas materias primas, nuevas tecnologías, nuevos procesos de producción, productos o servicios, crean en la realidad zonas de incertidumbre que, desde luego, no han podido ser previstas ni en los estatutos sociales ni en las respectivas resoluciones de personería gremial, y generan habitualmente la consecuente disputa entre dos o más asociaciones sindicales con personería gremial para abarcar, dentro de su ámbito de actuación personal, a los trabajadores que se desempeñan en las nuevas tareas o en los nuevos sectores de actividad.
    Existen situaciones que requieren de la resolución del encuadramiento de un trabajador o grupo de ellos en el ámbito de la representación de un sindicato, por lo cual es significativo conocer el trámite que se tiene que realizar agotando la vía asociacional (establecido por la Ley de Asociaciones Sindicales 23.551) y la situación en que se encuentran tanto los trabajadores como las empresas frente a esos conflictos de representatividad.

    Encuadramiento Sindical y Convencional.
    Cuando existe un debate respecto de la representación de un grupo de trabajadores, el encuadramiento gremial o sindical es el desenlace del conflicto de derecho, planteado entre dos o más entidades gremiales con personaría gremial.
    Ubicando al trabajador o grupo de trabajadores en el ámbito de representación de un sindicato, hay que dilucidar, cuál es la asociación más apta para representar a ese grupo, categoría o sector de trabajadores, a partir de los ámbitos personales y territoriales de actuación reconocidos precedentemente por la autoridad de aplicación. Debe tenerse en claro que es totalmente independiente al Convenio Colectivo de Trabajo que regentea las relaciones laborales, lo cual puede haber sido impuesto unilateralmente por el empleador, por cuanto el conflicto de encuadramiento se resuelve a través del Ministerio de Trabajo como autoridad de aplicación y teniendo presente el acto administrativo que aprobó el agrupamiento y zona de actuación al otorgar la personaría gremial y no por el ámbito que la asociación pretenda representar en función de la aprobación de una reforma estatutaria posterior. En tal sentido existe jurisprudencia que determina que no le compete al Ministerio de Trabajo dictar encuadramientos convencionales, tarea reservada a los jueces, quienes en definitiva dirimen los conflictos individuales de derecho que se plantean entre dos sujetos interesados que discuten la aplicación de un convenio. Ello determina que le esta vedado al empleador inmiscuirse en una situación de litigio de representatividad de los trabajadores por parte de una u otra asociación sindical, lo cual podría considerarse como una práctica desleal, legalmente regulada, a pesar de la lógica repercusión que la situación pudiera ocasionar en el establecimiento.
    La Ley N° 14.250, en el Art. 4 establece que, las normas nacidas de las convenciones colectivas que sean homologadas regirán respecto de todos los trabajadores de la actividad o de la categoría dentro de la zona a que estas convenciones se refieran. En atención a ello el régimen convencional colectivo aplicable a una determinada actividad no sólo deriva de una resolución sobre encuadramiento sindical que declara un derecho, sino primordialmente de la actividad de la empresa y la inclusión en la convención colectiva pertinente.
    Por su parte también la Ley de Asociaciones Sindicales, en su Art. 59º, fija que para someter dichas cuestiones a la autoridad administrativa, las asociaciones interesadas deberán agotar previamente la vía asociacional mediante el pronunciamiento de la organización gremial de grado superior a la que se encuentran adheridas o las que estén adheridas las federaciones que integran. Cuando se trata de sindicatos adheridos a federaciones distintas, tendrá que intervenir la organización gremial de grado superior.
    En nuestro país, la Confederación General del Trabajo, en los Art. 83º y 84º de sus Estatutos Sociales, contempla la existencia de una comisión arbitral para mediar y resolver estas diferencias. Sus fallos obligan al cumplimiento de las partes, pero pueden ser apelables ante el Comité Central Confederal y el Congreso, oportunamente. No existe jurisprudencia para situaciones coyunturales donde existan más de una organización sindical de tercer grado las que, sin perjuicio del reconocimiento oficial o no, nuclean numéricamente a importantes agrupamientos con personería gremial. El dictado del Decreto 1040/01 ha venido a salvar este vacío. Si la comisión arbitral no se hubiere pronunciado en el plazo de sesenta días hábiles (Art. 59º de la Ley 23.551), cualquiera de las entidades sindicales podrá solicitar el sometimiento de la cuestión al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. La competencia de esta autoridad de aplicación para intervenir en un conflicto de encuadramiento sindical, comienza luego del pronunciamiento de la organización de grado superior, o vencido el plazo para hacerlo, pues la primera vía prevista en la ley es expresamente asociacional.
    La resolución de disputas de encuadramiento sindical tiene un cauce procedimental expresamente regulado, a través de los Arts. 59 y 62 de la ley 23.551 y disposiciones reglamentarias y complementarias, por vía del cual, con amplio debate e intervención de las distintas entidades sindicales involucradas y de los propios empleadores, y previa producción de todas las medidas de prueba ofrecidas y/u ordenadas por la autoridad administrativa, se arriba a una decisión fundamentada y sujeta a revisión judicial.
    Dicho proceso supone el previo agotamiento de la disputa de representación dentro de la vía asociacional (mediante el pronunciamiento de la organización gremial de grado superior a la que se encuentren adheridas las organizaciones involucradas, dentro de las sesenta días hábiles), y en caso de que el mismo no fuera resuelto dentro de dicho plazo, su sometimiento al conocimiento y resolución del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, tal como lo dispone el citado Art. 59 de la ley 23.551, que en lo que aquí interesa establece:
    "Para someter las cuestiones de encuadramiento sindical a la autoridad administrativa, las asociaciones interesadas deberán agotar previamente la vía asociacional, mediante el pronunciamiento de la organización gremial de grado superior a la que se encuentren adheridas, o a la que estén adheridas las federaciones que integren. Si el diferendo no hubiera sido resuelto dentro de los sesenta días hábiles, cualquiera de las asociaciones sindicales en conflicto podrá someter la cuestión a conocimiento y resolución del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación, el que deberá pronunciarse dentro de los sesenta días hábiles, rigiendo en caso de silencio lo dispuesto en el Art. 10 de la ley 19.549 y su reglamentación".
    Para iniciar un procedimiento de encuadre gremial, debe tratarse de una asociación de primer grado con personaría gremial. No son reconocidas para ello, las que solo poseen inscripción simple. (Nuestro modelo sindical, reconoce legal y socialmente, una sola asociación por actividad).
    La ley determina que las federaciones legalmente inscriptas, podrán asumir la representación de los trabajadores de la actividad por ella representadas en las zonas donde no actúe una asociación sindical de primer grado con personería gremial. Por ello es de vital importancia el ámbito de representación de la asociación sindical aprobado por la resolución administrativa oportunamente emitida al momento que les otorgó la personaría gremial. En forma simultanea, la actividad específica de la empresa constituye otro elemento fundamental para resolver la representación en disputa, pero independiente al Convenio Colectivo aplicable.
    La Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales, ante un pedido de encuadramiento sindical prioriza que la entidad peticionante acredite que ha agotado la vía asociacional para dar por habilitada o no su competencia. Si no se agotó esa vía, deberá hacerlo corno requisito previo. A tal fin, deberá presentarse constancia de la entidad de grado superior de haber recepcionado tal petición con 60 días de anticipación a la presentación del nuevo trámite. En dicha oportunidad, también y en carácter de Declaración Jurada, se deberá dejar constancia si se ha iniciado algún trámite similar del encuadramiento peticionado en la oportunidad. De haberlo realizado, mencionar número de expediente y resolución recaída en el mismo y motivos que justifique la reiteración. Si se dieran los presupuestos enunciados precedentemente, la autoridad de aplicación, verificará, a través de una inspección en la empresa, la actividad del establecimiento, secciones internas y tareas desarrolladas por los trabajadores objeto del encuadre, constituyendo en consecuencia, un elemento fundamental, pues es el punto de partida del procedimiento y el que dará las pautas para determinar todas las entidades que podrían estar interesadas en la representación de dicho personal en base a los tópicos que surjan, aunque no se hallan expresado en la controversia con anterioridad.
    A esas entidades se les debe correr traslado de las actuaciones para que ejerzan su derecho, agregándose al expediente las cédulas y las contestaciones presentadas, si las hubiere, para estudiar y resolver el encuadramiento. La DNAS se limitara a emitir una resolución estableciendo que asociación gremial tiene derecho a ejercer la representación del personal de un establecimiento, el cual según Ley 20744 Art. 6º “Se entiende por establecimiento la unidad técnica o de ejecución destinada al logro de los fines de la empresa, a través de una o más explotaciones”; resolviendo cada caso en particular lo que no es extensivo a otros establecimientos similares, aunque puedan desarrollar iguales actividades. Para ello debe iniciarse un expediente por cada pedido de encuadramiento sindical. Dicha resolución, notificada a todas las partes y a la empresa, tiene naturaleza declarativa de derechos y no constitutiva, fijando cual es la asociación que tiene la representación del personal y con la que debe establecer el empleador las relaciones colectivas, quien tiene el derecho a designar el delegados de personal, quienes pueden gozar de licencia gremial, quienes pueden negociar con esos trabajadores, etc. Los recursos de reconsideración y apelaciones a lo dictaminado, deberán considerarse conforme pautas legales de procedimientos.
    Luego de agotada la vía asociacional –si el procedimiento ha sido promovido por alguna de las asociaciones sindicales involucradas-, el Ministerio de Trabajo deberá, mediante una inspección en cada una de las empresas involucradas, determinar –entre otros elementos- las actividades principales y accesorias de los distintos establecimientos y de los trabajadores objeto del encuadramiento, para así contar con datos y elementos objetivos que, sumados a los que puedan aportar las partes, permitan echar luz sobre la controversia.
    Agotado el procedimiento administrativo, queda a su vez expedita la intervención de la autoridad jurisdiccional competente (Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo), a través de dos posibles vías:
    1- Si media resolución –de la autoridad administrativa o de la vía asociacional- la parte afectada puede recurrir a la Cámara del Trabajo por vía de recurso (Art. 62 inc. b, ley 23.551).
    2- Si no ha mediado resolución de la autoridad administrativa, sino silencio de la administración, la parte afectada, vencidos los plazos respectivos, debe promover acción ante la Cámara, la que se sustanciará de acuerdo a las normas del proceso sumario (Art. 486 a 497 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación; Art. 62, Inc. e), y segundo párrafo, ley 23.551).
    La Cámara de Apelaciones del Trabajo podrá ordenar las medidas para mejor proveer que considere convenientes, y proveerá asimismo la producción de las pruebas ofrecidas por las partes que sean conducentes, pudiendo disponer su recepción por el juzgado de primera instancia que corresponda, el que deberá elevar las actuaciones dentro de las cuarenta y ocho (48) horas de finalizada su sustanciación.

    Conclusión
    Esta breve reseña del procedimiento administrativo y judicial previsto para la sustanciación y resolución de las cuestiones de encuadramiento sindical es útil para resaltar hasta qué punto una cuestión compleja y que involucra derechos subjetivos e intereses legítimos de organizaciones sindicales plurales, de los propios empleadores y aún de los trabajadores, no admite ser ventilada al margen del ámbito procedimental específico, con amplio debate y prueba, que ha sido diseñado al efecto por el legislador.
    Para finalizar, es claro que la cuestión relativa a la determinación de la aptitud representativa de entidades sindicales que disputan la representación del personal de las empresas debe sustanciarse por los procedimientos administrativos y judiciales previstos expresamente al respecto por el ordenamiento vigente, en resguardo de los derechos y garantías constitucionales en juego respecto de todos los sujetos involucrados en el diferendo.

Andrea Fadelli.
Estudio Jurídico Fadelli 9 de Julio 858
C8324 Cipolletti. Río Negro. Argentina.
estudiofadelli@afadelli.com.ar

Este artículo fue publicado en
http://zapala.com/
http://zapala.com/norpatagonia/diaria/octubre/1semana/negociacion.html

No hay comentarios: