jueves, 30 de octubre de 2008

Sepa cuándo puede pasar el peaje sin pagar

  • Es común ver largas colas de automóviles en los peajes, con ruidos de bocinazos y protestas de los usuarios, pero poco se sabe de los derechos que tenemos como usuarios de estas autopistas o autovías. Sepa cuándo puede pasar el peaje sin pagar nada.

    Quienes vivimos en el conurbano bonaerense estamos cansados de las largas colas de espera para abonar los peajes en las autopistas para entrar o salir de Capital Federal, pero más allá de las quejas y los bocinazos, cuando llegamos a la cabina, pagamos religiosamente el canon para poder pasar, o lo que es peor, creemos que nos hacemos los vivos pegándonos o “chupándonos” al vehículo anterior para pasar sin abonar.
    El peaje es un monto dinerario que se abona en determinadas rutas o autopistas que han sido concesionadas por el estado a empresas privadas, a los efectos de que presten un mejor servicio a los ciudadanos, brindándoles mayor agilidad, reparando los daños en el camino, poniendo luminarias y señalizaciones, entre otros. Es fundamental la obligación de la concesionaria de brindar una circulación rápida y segura, es por ello que el Anexo de Especificaciones Técnicas del Contrato de Concesión a las empresas prevé que deben respetarse por parte de las estaciones de peaje los tiempos máximos de espera; así: el número máximo de vehículos que puede haber detenidos en una fila es de 15; en el caso de las vías exclusivas para automóviles, la espera máxima será de dos minutos, mientras que en las vías de tránsito mixto, el tiempo máximo será de tres minutos. Si es superada esta cantidad de automóviles y/o la espera excede los plazos señalados precedentemente, NO DEBE PAGAR EL PEAJE y deben levantarle la barrera para que pueda pasar.
    Para poder ejercer este derecho, simplemente le debe solicitar al empleado al llegar a la cabina de peaje, que le sea habilitado el paso haciéndole saber que ello está contemplado en el contrato de con-cesión firmado por la empresa. Si le llegan a poner algún reparo, como dirigirse a la oficina de atención al cliente, no lo debe hacer porque usted no tiene por qué perder su tiempo para hacer valer sus derechos, sólo permanezca en su vehículo hasta que le sea levantada la barrera. Por eso siempre aconsejamos que conozca la ley para poder ejercer sus derechos, dado que la norma regula esta situación, simplemente es usted quien no lo sabe, razón por la cual en la mayoría de los casos, luego de una ardua protesta y gran enojo, la gente termina bajando la cabeza y pagando, logrando sólo de esta forma ser pisoteado por el más grande, pero por culpa de nuestra propia ignorancia.
    También cabe destacar que si no dispone de dinero para pagar el peaje, puede solicitar en la oficina de atención al usuario que le autoricen el paso, previo compromiso de cancelar la deuda contraída. Es un derecho que tiene el usuario a circular por la vía, firmando a tal efecto un «acta de reconocimiento de deuda», que deberá abonar posteriormente.
    En caso de sufrir algún inconveniente que no es solucionado en el momento, puede reclamar ante la concesionaria personalmente: haciéndose presente en la oficina de Atención al Usuario en la Sede Central de la empresa o al CEPAU (Centro Permanente de Atención al Usuario) que posee una guardia telefónica de atención permanente, o en las estaciones de peaje; telefónicamente: a las líneas de atención al usuario en Sede Central o líneas permanentes de la CEPAU, debiendo ratificar en el término de diez días su denuncia por escrito; o por correo: dirigiendo el reclamo al domicilio de la Sede Central. Cualquiera sea el medio por el cual sea efectuado el reclamo, éste deberá registrarse, debiendo confeccionarse el llamado «Formulario A», que debe entregarle la firma concesionaria. Para todo tipo de reclamo se debe acreditar la condición de usuario exhibiendo el ticket de peaje, o entregar fotocopia del mismo o consignando los datos identificatorios del mismo si se tratare de un llamado telefónico. Si el reclamo ante ésta no surte el efecto deseado, entonces puede reclamar ante el Órgano de Contralor, en el caso, OCCOVI (Órgano de Control de Concesiones Viales). Recuerde conservar siempre el ticket de pago del peaje, ya que se trata del único instrumento de prueba para reclamar y demostrar que usted circuló por dicha vía al momento de sufrir algún daño. Además, deben brindarle en las estaciones de peaje todo la información que requiera y poner a su disposición el Libro de Quejas, ya que es una obligación de la concesionaria.
    Ya lo sabe, ahora no tiene excusas para hacer valer sus derechos. Le dejo otro consejo final: no reclame para la apertura de la barrera de mala forma, no se ponga nervioso ni espere pasar un mal momento, la ley está de su lado y lo protege, por lo tanto tome calma y exponga su postura tranquilamente al empleado del peaje que lo recibe, con una simple frase interrogativa de este tipo «...¿Me puede abrir la barrera que ha pasado el tiempo reglamentario?», bastará para que le cumplan su derecho y usted pase el peaje sin abonar.

martes, 28 de octubre de 2008

El poder de los webclaims

  • La reputación de las marcas en Internet, desde las tradicionales hasta las que nacieron con la web, están más expuestas que nunca a la crítica, tanto de clientes como de usuarios, perjudicando su crecimiento y desarrollo a causa de las opiniones negativas que suelen circular en los foros, coincidieron diversos especialistas de mercado.

"Hoy con el crecimiento de los foros donde los consumidores comparten y opinan sobre la calidad de los productos, la reputación de una marca que llevó años en construir puede derrumbarse en pocos segundos", aseguró el publicista Sebastián Almada, de la consultora TercerClick.

El experto, que participó esta semana de la segunda edición del encuentro de 'search marketing' SMX Buenos Aires, recordó que antes en Internet "nadie sabía quién era quién, no se opinaba, se leía en forma anónima y la única comunicación era vía mail".

"Hoy existen otros medios como las redes sociales, blogs y foros, donde los comentarios o rumores online de las marcas son extremos y se propagan rápidamente", agregó Almada.

Además, sostuvo que "con cada aporte de contenido dejamos una huella en la red. El desarrollo tecnológico acompaña ese contenido que se postea, se linkea, se comenta y se comparte haciendo que el mail pierda fuerza". En ese contexto -explicó- hay personas que son más influyentes y al ser usuarios comunes quienes generan el contenido las marcas están más expuestas a ser parte de los comentarios tanto positivos como negativos.

Para Martín Enríquez, de la consultora Social Metrix, empresa que brinda soluciones de inteligencia de mercado a través del monitoreo de las opiniones que las personas dejan en blogs, foros y redes sociales, esta situación se revierte creando una reputación positiva y convirtiendo a los "influenciadores" en representantes de la marca.

"Se debe cambiar la actitud con respecto a los consumidores y principalmente aprender a escuchar, involucrarse con las personas e influenciar a los influenciadores", contraatacó.

Según el experto, las empresas tienen que documentar y analizar los comentarios tanto positivos como negativos, observando con herramientas como el Google blogs, Search, Technorati y Google News, entre otras. Señaló que otra alternativa es participar en forma homogénea y coherente de los comentarios, dialogando positivamente y no convirtiendo las opiniones en una batalla.

En el caso de que la marca se sienta muy golpeada por las opiniones negativas, Enríquez aconsejó intentar contactar a los usuarios con los que se produjo el conflicto para poder resolver el problema y bajar el nivel de los comentarios.

 Además -aconsejó- se puede generar un contenido propio de la marca para ubicarlo en los primeros puestos de las búsquedas, realizar campañas publicitarias en nuevos medios para acercarse a los usuarios sin engañar al consumidor.

 Por su parte, Almada agregó que se comienza por aceptar la realidad, pensar que siempre el cliente tiene razón, saber escuchar, no dar la espalda a los nuevos medios de comunicación y monitorear todo el tiempo los comentarios de los consumidores en los buscadores y en las redes sociales y blogs. (Télam).

viernes, 24 de octubre de 2008

Afiliados a AFJP que quieran iniciar juicio deberán demostrar daño

  • Así lo afirmó el juez de la Cámara de la Seguridad Social, Luis Herrero. Sostuvo que de lo contrario el reclamo sería rechazado por abstracto.

El juez Luis Herrero, miembro de la Cámara Nacional de la Seguridad Social, advirtió que los afiliados a las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP) que se vieron perjudicados por la transferencia de sus fondos al Estado deberán demostrar que sufrieron un perjuicio en sus derechos jubilatorios para que prospere un reclamo en la Justicia.

Herrero fue uno de los primeros jueces en cuestionar la ley de Solidaridad Previsional sancionada durante el gobierno del ex presidente Carlos Menem y en cuestionar la reforma previsional de la Alianza.

También reconoció la movilidad de las jubilaciones por la variación de los salarios -antecedente del caso Badaro- y consideró que la recientemente sancionada fórmula de movilidad "es inconstitucional", según publica el diario Clarín en su edición de hoy.

El magistrado aclaró que si bien toda persona tiene derecho a recurrir a la Justicia, "en la medida en que no se perjudiquen los derechos previsionales, el afiliado a una AFJP no podrá fundamentar una demanda judicial porque el fondo acumulado en su cuenta no es una caja de ahorro.

"Así, sostuvo que "el afiliado no puede disponer de los fondos como si fuese una caja de ahorro o un plazo fijo. Sólo constituye un fondo para una cobertura futura de jubilación o pensión en los términos en que lo marca el sistema".

Herreo explicó que "lo que está en juego aquí no son derechos patrimoniales sino previsionales. No se puede asimilar la transferencia del fondo al corralito. Habrá que analizar los efectos de la transferencia de los fondos sobre los derechos previsionales. Si el derecho jubilatorio que le reconoce el Estado es superior a lo que obtendría hoy de la AFJP, no habría motivo para ningún reclamo.

"A su vez, el juez dijo que para iniciar una acción en tribunales un afiliado tendrá que demostrar que su derecho previsional en la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) es menor al que tendría en la AFJP, de acuerdo a lo publicado por el matutino.

"Si se sanciona la ley, el afiliado tiene que demostrar que tuvo un perjuicio. Eso significa que tendrá que comparar el derecho previsional que le corresponde por el saldo que tiene en su cuenta al momento de la transferencia versus el derecho previsional que le reconoce por ese fondo el Estado. En base a demostrar eso, fundamentaría su reclamo. Y si no, no puede iniciar una demanda porque sería abstracta", destacó.

"Es necesario demostrar que al momento de ser transferido tuvo un perjuicio. Esto es así y hace más difícil la demanda", aclaró el magistrado.

El juez de la Seguridad Social explicó que el afiliado tendrá que demostrar que la renta que obtendría de la AFJP sería sustancialmente mayor a la del Estado. Y como aportó como máximo 14 años y su fondo está siendo afectado por la desvalorización de las inversiones, habría que hacer las cuentas. Muchos podrían ser beneficiados en términos de derecho previsional presente.

Además, prosiguió Herrero, "en todo esto no estamos considerando que la Constitución Nacional, en el artículo 14 bis, organiza un sistema público. El régimen de Seguridad Social argentino es estatal porque así lo ordena la Constitución. Complementariamente puede existir un sistema privado voluntario".

Para el juez de la Cámara y tal como publica Clarín, "la Seguridad Social tiene que ser administrada por los interesados, como dice la Constitución Nacional: trabajadores, empresarios y jubilados, auditado por el Estado. Los propios interesados deben administrar la caja de la ANSES para evitar los desvíos que los políticos o los sucesivos gobiernos puedan realizar. Para mí es clave, central. El proyecto de ley introduce otras formas de administración y control. Y las leyes tienen que respetar la Constitución Nacional y en materia de Seguridad Social el artículo 14 bis."

miércoles, 22 de octubre de 2008

Los abogados y el pesimismo (II)

  • por José Enebral Fernández. Director de Marketing e Innovación de Nanfor Ibérica. joseen@nanforiberica.com
  • Los abogados constituyen un colectivo singular, que ha merecido la atención de los psicólogos por su déficit en calidad de vida profesional, relacionado al parecer con su obligado pesimismo. El autor analiza esta realidad y nos propone algunas estrategias para mejorar el aspecto psicológico en el ejercicio de nuestra actividad.
  • La percepción de las realidades en los abogados
    Los seres humanos tenemos una parcial (por incompleta y subjetiva) visión de las realidades y eso complica nuestra efectividad profesional (e incluso la calidad de vida en el trabajo). Estamos limitados por diferentes filtros-obstáculos, tal como explica la neurociencia el funcionamiento del cerebro a partir del de los sentidos; pero yo destacaría, de entrada, que no toda la información llega a los sentidos, ni la que llega es rigurosa y pertinente: este hecho constituye un gran filtro exógeno. Y también recordaría ahora que, pasados los filtros, la atención elige la información que va a la conciencia y envía el resto al inconsciente.
    Cada uno de nosotros hace un particular uso de su atención. En realidad, cuando hablamos de diferentes tipos de personalidad, a menudo nos estamos refiriendo a cómo utilizamos la atención; a si distinguimos lo importante de lo superfluo; a si nos fijamos en los detalles o somos panorámicos; a si nos fijamos en lo positivo o en lo negativo...
    En el ejercicio de la abogacía por seres humanos -muy capacitados, pero con las limitaciones de la especie-, la percepción de las realidades se ve lógicamente condicionada por:
    - El disponer básicamente de la versión del cliente y la información publicada.
    - La particular gestión de la atención y la conciencia.
    - La tendencia y necesidad de ajustarse al formato de las descripciones legales.
    - Los esquemas mentales propios, que afectan a todos los profesionales.
    - La presencia de estereotipos en las partes implicadas.
    - El detenimiento en el estudio-análisis de toda la información.
    - El acierto en los significados, conexiones, inferencias, analogías y síntesis.
    - La habilidad indagadora que, empero y en general, suele ser muy satisfactoria.
    - Sentimientos ocasionales o arraigados, visibles o subyacentes, en torno a los elementos del caso.
    De modo que puede haber alguna información relevante que se nos haya escapado hacia el inconsciente, y precise de la fenomenología intuitiva para emerger de modo oportuno y valioso.
  • Abogados, inconsciente e intuición
    Acabamos de referirnos al inconsciente. Parece tener que olvidar o preterir el abogado los dictados de su yo inconsciente, de sus principios, de sus valores, e incluso de sus sentimientos o su pensamiento holístico y sistémico; viene a ser un experto mecánico de la ley y del funcionamiento de la Justicia, pero no es un ingeniero que deba mejorar los diseños (es decir, las normas, los procedimientos...). Si hay trabajadores y directivos que puedan sentirse a veces bajo la espada de Damocles, el abogado se suele mover más frecuentemente entre la espada y la pared. Impactados quedaríamos si un abogado se saliera del formato. Como anécdota, escuché y no se me olvida, a un abogado dirigirse al juez empleando el término "señor" y fue inmediatamente corregido por aquél: ¡señoría! Quiero decir que, en la medida en que hay sujeción a la norma, puede haber cierta atrofia funcional del hemisferio cerebral derecho.
    Esta especie de reforzamiento (por el uso) de la dominancia del hemisferio cerebral izquierdo viene, sí, a dejar en segundo plano las funciones del derecho, una de las cuales es la intuición: la auténtica joya de la corona entre nuestros recursos mentales. Simplificando las cosas, su valor -el de la intuición- reside en el uso del conocimiento inconsciente; en primera aproximación, la razón usa el conocimiento consciente, y la intuición, el inconsciente (entre otras posibles fuentes). Pero es que tenemos mucho más conocimiento inconsciente que consciente, de modo que la intuición constituye un plus valiosísimo para todos los profesionales. El inconsciente es bastante más de lo que llamamos experiencia: es todo lo aprendido (y lo heredado) sin pasar -porque así lo decidió la atención- por la conciencia.
    El avance científico se ha producido muy a menudo gracias a la mejor sinergia posible entre la intención, la atención y la intuición. Ésta se funde, asocia, o combina en ocasiones con la perspicacia, la casualidad, la inferencia abductiva, la abstracción...; pero también contribuye decisivamente la facultad intuitiva a la innovación en las empresas y a la propia productividad. En el caso del abogado, no es sólo que pueda estar siendo poco intuitivo (lo que, en realidad, nos pasa a casi todos los profesionales), sino que su intuición podría estar siendo enfocada sobre todo a la posible emergencia de dificultades y obstáculos, mientras que el resto de profesionales la utiliza para la emergencia de soluciones e iniciativas, lo que contribuye a su felicidad. Insistiré en esto.
    La conexión entre la conciencia y el inconsciente es proporcional a su cultivo. La profundización en un problema, la inquietud por algo, abre un proceso de incubación que se cierra con una solución (¡ajá!) que acaba apareciendo en la conciencia, quizá cuando menos lo esperamos; poco a poco, todo funciona con más fluidez y las soluciones aparecen con más facilidad: vamos siendo más intuitivos. Ya estará pensando el lector que la fenomenología intuitiva es muy compleja y plural pero, si cupiera una síntesis, digamos que surge un problema, reto, inquietud en la conciencia, y el inconsciente nos procura, antes o después, solución: qué felicidad.
    En la abogacía, parece más bien que la conciencia determina el tratamiento del caso, cómo hay que plantearlo, qué pasos hay que dar, la solución aplicable: hay que hacer esto, hay que hacer lo otro... Sin embargo, el abogado cuenta con una versión parcial de la realidad y le faltan, por ejemplo, datos para prevenir la reacción de la otra parte (o del juez). Su inteligencia consciente e inconsciente, siendo todo lo sólida que podamos imaginar, está limitada por una incompleta información del caso, de modo que su posible intuición, además de orientarse sobre todo a la identificación de dificultades que pueden surgir, se ve probablemente restringida.
    Cuanta más información reciba el abogado, más intuitivo, efectivo y feliz puede acabar siendo. Intuitivo, efectivo y feliz, porque le pueden surgir nuevas formas de alcanzar sus objetivos, o nuevos objetivos qué alcanzar, y tanto desde la razón como desde la intuición; intuitivo, efectivo y feliz, porque puede anticipar complicaciones, reducir incertidumbres, encontrar significados, establecer conexiones, orientar mejor las indagaciones y formular más sólidas alegaciones.
  • Terminando
    Los abogados desarrollan una función social de cardinal trascendencia, y quizá también por ello atraen la atención de los expertos; al leer sobre el tema, yo mismo, enfocado habitualmente a las relaciones entre directivos y trabajadores, me atreví a añadir a lo ya escrito algunas atrevidas reflexiones de consultor.
    Creo, en síntesis, que el abogado, además del serio problema de la entropía psíquica y la dependencia funcional, trabaja con realidades a menudo parciales; y que eso, además de estar relacionado con lo anterior (la insatisfacción), limita el provecho de su potencial intelectual consciente e inconsciente, o sea, de su inteligencia y su intuición. Amparado en la cantidad y calidad de la información manejada, el abogado habría de transformar el pesimismo y la incertidumbre en previsión y anticipación; pero también habría de contemplar quizá una reingeniería de su ejercicio profesional, sacrificando algunos beneficios económicos en pos, y en pro, de paz interior.
    Observen que, en el párrafo anterior, con cierta intención, me he referido al abogado como un estereotipo, y puede que algún profesional de la abogacía, si alguno ha leído hasta aquí, se haya sentido en exceso desdibujado. Dos apuntes: tengamos todos cuidado con los estereotipos, pero practiquemos bien el mandato délfico de autoconocernos. Pero además, antes de terminar hay que subrayar la profesionalidad del colectivo: a pesar de las dificultades recogidas, los abogados nos sacan de muchos aprietos y contribuyen al bienestar de sus clientes. La convivencia necesita de la Ley, y su aplicación ha de contar, entre otros agentes imprescindibles, con los abogados.
    No me permito formular conclusiones. Con estos últimos párrafos solo hago esto: terminar. Mis reflexiones no tenían más intención que la de alentar las del lector. Gracias por llegar hasta aquí. No lo olviden: sean efectivos y felices en su trabajo. Dótense en su actividad, en la mayor medida en que puedan hacerlo, de optimismo realista y de carga autotélica.
  • FUENTE:

lunes, 20 de octubre de 2008

COMISION NACIONAL DE COMUNICACIONES

  • Cómo presentar una denuncia ante problemas con los Servicios Telefónicos
  • Cómo presentar una denuncia ante problemas con los Servicios Postales

En el CAU se reciben en forma personal, las denuncias por problemas en el suministro normal de Servicios de Telecomunicaciones, como así también se asesora a los ciudadanos sobre los derechos y obligaciones de usuarios y prestadores de los servicios de nuestra competencia.
Recuerde que para poder efectuar su reclamo ante el Centro de Atención al Usuario de la CNC deberá previamente reclamar ante la empresa licenciataria que le presta el servicio, de conformidad con lo establecido por la normativa vigente.
Cabe señalar que los reclamos ante la licenciataria referidos a Telefonía Básica deberán ajustarse a lo establecido por el Reglamento General de Clientes del Servicio Básico Telefónico (Res. SC 10059/99), ya sean por facturación (ver artículo 26), averías (ver artículo 31) u Otros (ver artículo 34).
El artículo 35 del citado Reglamento establece que si el cliente no considerara satisfecho su reclamo, o el prestador no le contestara en los plazos indicados, podrá requerir la intervención de la CNC.
El artículo 24, establece que los reclamos por facturación y trámites relacionados con la suspensión del servicio podrán efectuarlos los titulares, sus apoderados o quienes acrediten tener derecho al uso delinmueble donde se encuentra instalado el servicio.

El artículo 36 de la norma dice que el cliente podrá requerir la intervención de la Autoridad de Aplicación hasta los TREINTA DIAS HABILES contados a partir de la respuesta del prestador, o de la fecha de vencimiento del plazo para contestar si éste no hubiera respondido.
En lo que hace a reclamos por Telefonía Celular los mismos están regulados por el
Reglamento General del Clientes de los Servicios de Comunicaciones Móviles (Res. SC 490/97 y modif. SC Nº 1714/97), destacándose cómo reclamar ante el prestador (ver artículo 44). También establece (ver artículo 45) que el cliente que no hubiere recibido respuesta a su reclamo en los plazos establecidos en el artículo precedente, o que habiéndola recibido no se encontrara satisfecho podrá presentar reclamo ante la CNC.
Una vez cumplido lo establecido por la normativa podrá efectuar su reclamo ante el Centro de Atención al Usuario

  • Cómo presentar una denuncia ante la CNC
    Puede presentar su denuncia de diversas maneras:
    Personalmente: en Perú 598, Lun. a vier. de 8.30 a 16 hs (Ciudad de Buenos Aires) o en las Delegaciones,
    E-mail: Enviando un correo electrónico a
    cauingreso@cnc.gov.ar adjuntando el formulario de reclamo completo
    Correo: Usted cuenta con Apartados Especiales gratuitos, que a continuación se listan
    Delegacion
    Apartado Especial
    CAU
    Apartado Especial 114 - CNC (1000) AMBA
    Bahia Blanca
    Apartado Especial 114 - CNC (8000) BAHIA BLANCA
    Catamarca
    Apartado Especial 114 - CNC (4700) CATAMARCA
    Chaco
    Apartado Especial 114 - CNC (3500) CHACO
    Chubut
    Apartado Especial 114 - CNC (9000) CHUBUT
    Córdoba
    Apartado Especial 114 - CNC (5000) CORDOBA
    Corrientes
    Apartado Especial 114 - CNC (3400) CORRIENTES
    Entre Ríos
    Apartado Especial 114 - CNC (3100) ENTRE RIOS
    Formosa
    Apartado Especial 114 - CNC (3600) FORMOSA
    Gral Pico
    Apartado Especial 114 - CNC (6360) GRAL PICO
    Jujuy
    Apartado Especial 114 - CNC (4600) JUJUY
    La Plata
    Apartado Especial 114 - CNC (1900) LA PLATA
    La Rioja
    Apartado Especial 114 - CNC (5300) LA RIOJA
    Mendoza
    Apartado Especial 214 - CNC (5500) MENDOZA
    Misiones
    Apartado Especial 114 - CNC (3300) MISIONES
    Neuquén
    Apartado Especial 114 - CNC (8300) NEUQUEN
    Río Negro
    Apartado Especial 114 - CNC (8500) RIO NEGRO
    Rosario
    Apartado Especial 114 - CNC (2000) ROSARIO
    Salta
    Apartado Especial 114 - CNC (4400) SALTA
    San Juan
    Apartado Especial 114 - CNC (5400) SAN JUAN
    San Luis
    Apartado Especial 114 - CNC (5700) SAN LUIS
    Santa Cruz
    Apartado Especial 114 - CNC (9400) SANTA CRUZ
    Santa Fe
    Apartado Especial 114 - CNC (3000) SANTA FE
    Santa Rosa
    Apartado Especial 114 - CNC (6300) SANTA ROSA
    Santiago del Estero
    Apartado Especial 114 - CNC (4200) SGO DEL ESTERO
    Tierra del Fuego
    Apartado Especial 114 - CNC (9410) TIERRA DEL FUEGO
    Tucumán
    Apartado Especial 114 - CNC (4000) TUCUMAN
  • Como alternativa a la atención personalizada, la CNC dispone de Centro de Consultas telefónicas (Call Center) que atiende las consultas y asesora a los usuarios en temas relacionados con los Servicios Telefónicos mediante una llamada gratuita al 0800-333-3344 de lunes a viernes de 8 a 18 hs.
    Es importante recordar que para iniciar un reclamo, el Centro de Atención al Usuario debe contar con la documentación necesaria dentro de los plazos establecidos en la normativa vigente.A partir de ese momento, el reclamo está en manos del Centro de Atención al Usuario.
  • Documentación adicional para presentar su denuncia
    Si usted es titular de la línea deberá presentar fotocopia del documento di identidad (DNI, CI, LC, LE, Pasaporte).
    Si usted es apoderado deberá presentar un poder ante escribano público o carta poder con firma certificada por entidad bancaria o policial.
    Si usted es el usuario del servicio deberá presentar fotocopia del contrato de locación o comodato del inmueble, fotocopia de su documento de identidad (DNI, CI, LE, Pasaporte).
    Copia de las facturaciones cuestionadas. Si el reclamo es por llamadas no reconocidas, deberá adjuntar el detalle de las llamadas, anotando las que no reconoce (Esto acelera el trámite considerablemente).
    Para cualquier tipo de denuncia deberá informar los números de reclamos otorgados por la empresa prestataria del servicio y/u otra documentación que crea de interés. Si el reclamo se hubiera efectuado ante la empresa prestataria en forma telefónica, el nombre y apellido de la persona por la cual fue recepcionado, el número de reclamo y la fecha del mismo.S i el reclamo se ha efectuado en una oficina de la empresa, en forma personal, debe presentar fotocopia de la nota de reclamo, con el sello y fecha de recepción.
    Fotocopia de cualquier documentación enviada a la empresa o recibida de ésta.
    Copia del contrato, si la denuncia se refiere al incumplimiento de las condiciones pactadas en el mismo.
  • Cómo se realiza el seguimiento de un reclamo
    En cada caso, los empleados del Area registrarán la presentación y entregarán un número de reclamo. Después de ingresar, el reclamo es remitido a la empresa prestadora para que ésta haga su descargo. El Centro de Atención al Usuario gestionará el caso hasta llegar a un resultado final que puede ser favorable al denunciante o a la empresa. Si se comprueba que la prestadora ha incurrido en el incumplimiento de alguno de los puntos del Reglamento o de alguna norma aplicable, el reclamo se convierte en expediente y recibe un nuevo número. El cliente puede hacer también un seguimiento personal de su reclamo. Para ello debe enviar un mensaje de correo electrónico que adjunte el formulario de tramitación a la dirección cautramitacion@cnc.gov.ar o comunicarse al 0800-333-3344
  • Cómo presentar una denuncia ante problemas con los Servicios Postales:
    La naturaleza de los reclamos postales hace que, ante la ausencia de normativa específica, se aplique la Ley de Procedimientos Administrativos. Se sugiere, en caso que no lo hubiera hecho con anterioridad, que el usuario realice el primer reclamo ante el operador postal, y aguarde su respuesta 10 días hábiles. En caso de no recibir respuesta, o que la respuesta del operador postal sea insatisfactoria para el usuario, puede recurrir a la Comisión Nacional de Comunicaciones.
  • Documentación necesaria para presentar su denuncia
    Fotocopia del recibo de imposición de la pieza postal en donde figure el monto abonado para la contratación del servicio en cuestión y su número identificatorio.
    Breve nota explicativa sobre el motivo del reclamo.
    Fotocopia de la documentación que el cliente considere aclaratoria.
    Puede presentar su denuncia por asuntos postales en el CAU de diversas maneras:
    Personalmente: en Perú 598, lun. a vier. de 11 a 16 hs (Ciudad de Buenos Aires) o en las Delegaciones*,
    E-mail: Enviando un correo electrónico a recpostales@cnc.gov.ar adjuntando el “Formulario para iniciar reclamos o consultas sobre servicios postales” completo
    Correo: Apartado postal gratuito 114 (Correo Central -C1000WAB) o a la dirección precitada.
    Como alternativa a la atención personalizada, la CNC dispone de Centro de Consultas telefónicas (Call Center) que atiende las consultas y asesora a los usuarios en temas relacionados con los Servicios Telefónicos mediante una llamada gratuita al 0800-333-3344 de lunes a viernes de 8 a 18 hs.
    Es importante recordar que para iniciar un reclamo, el Centro de Atención al Usuario debe contar con la documentación necesaria dentro de los plazos establecidos en la normativa vigente.
    * En las delegaciones del interior del país se reciben las reclamaciones pero son derivadas al CAU para su tramitación.

viernes, 17 de octubre de 2008

La relación conflictiva entre sus Padres siempre afecta a los hijos

  • Ser Padre (Papá ó Mamá) nunca es una tarea sencilla, ser Padre no conviviente (Papá ó Mamá) tras una separación o divorcio, siendo de característica conflictiva es una tarea de un esfuerzo descomunal.
  • Algunas sugerencias para hablar entre los Padres para resolver temas vinculados a los hijos.

· Mantengan siempre un dialogo en tono bajo, no use malas palabras ni insultos, piensen antes de hablar.

· Si están en un conflicto de separación, no se aparten del tema a tratar. No hablen sobre nada ajeno a ese tema, evitando de esa forma temas conflictivos y de difícil solución priorizando las necesidades de los hijos.

· No lleven el tema a cuestiones que se dirimen en los Juicios y que al presente no hay posibilidad de acuerdos.

· Fijen como prioridad lo que sea mejor para los hijos, asegurándose de no defender deseos propios o por negación al otro.

· Si no puede frenar la agresividad del otro o le cuesta permanecer sereno/a, acuerde posponer el dialogo para otro momento.

· Sea claro/a y específico sobre el tema a tratar.

· Escriba el tema o cuestiones a convenir, no se aparten de eso y escriban los puntos sobre los que van llegando a un acuerdo, respetando los puntos consensuados.

· Cumplan sus compromisos. Sus hijos necesitan de ustedes y del ejemplo de cumplir sus palabras. La credibilidad que otorgan como padres educa a sus hijos.

· No hable sobre cuestiones que no están de acuerdo y son innecesarias en los temas a tratar.

· No utilice de mensajeros a los hijos, sobre temas a resolver por ustedes, eviten hacerlos elegir por uno por otro.

· Cuando consulten con Docentes, Médicos u otros profesionales en relación a los hijos, traten de hacerlo juntos y que sus hijos sepan que en conjunto se ocupan de ellos.

· Respete el estilo de vida y costumbres del otro padre, cuando están con los hijos. Si algo le molesta tengan una reunión especifica y sin los hijos. Si no hay acuerdo no tome decisiones drásticas por cuenta propia, que el juzgado intervenga verificando sus supuestos temores ó molestias.

· Si el niño está con usted, es responsable, pero evite cambios importantes en la educación o la atención médica del niño sin hablarlo primero con el otro padre.

· Traten de buscar convenios entre ustedes en donde asuman compromisos conjuntos, en los cuales los hijos observen que tienen a sus Padres ocupándose los dos por ellos, mostrándoles que aun separados los Padres, todavía son una familia, aunque residan en casas distintas.

· Cuando retire o deje a los niños con el otro padre, eviten hablar sobre cualquier tema de controversia. Si tiene algo que charlar ó discutir, combinen una reunión en horarios en donde los hijos estén en sus actividades personales, sean de estudio o esparcimiento.

  • Eviten hablar cuestiones judiciales con los hijos, ó delante de ellos. En caso de haber resoluciones o convenios que estén siendo partícipes ellos, explíquenle sobre qué tratan, háganlo juntos, asumiendo el compromiso de cumplirlo, sin remarcar que hay terceros (Ej. Jueces) por encima de las decisiones y acuerdos de los Padres (Ej., Régimen de visitas, Alimentos, vacaciones etc.)
  • Piensen que como Padres (Papá – Mamá) de sus hijos son una sociedad indisoluble, que va a tener continuidad más allá de la mayoría de edad de los hijos, que la separación es de la Pareja y no de los Hijos y que la familia y las responsabilidades persisten mas allá de esa separación.
  • Autor: José María Bouza.
    FUENTE: http://www.apadeshi.org.ar/aporte_por_los_hijos.htm

viernes, 10 de octubre de 2008

El Derecho se da cita en la blogósfera. (La Actualidad del Derecho en CLARIN)

  • Son abogados y estudiantes de abogacía que quieren ser escuchados a través de sus blogs. Reflexionan sobre la actualidad política y social, debaten sobre Derecho y comparten su visión del mundo. Pasen y vean, la consulta es gratis.
Son muchos y están por todos lados. La comunidad de Clarín Blogs no podía ser la excepción a la regla. Son bloggers y abogados que se encuentran en la red: cuentan anécdotas, dan consejos, discuten la actualidad y debaten sobre su profesión.
Uno de ellos es el doctor Armando Sabadini, que junto a Sandra Wolf escribe Sabadini & Wolf . Su blog es "un espacio de reflexión sobre el Derecho Laboral, la profesión de abogado y algunas cosas más". Desde allí debaten e informan sobre el derecho de los trabajadores, como lo demuestran en 'Para quién trabajo? y Extinción del contrato de trabajo.
También está el abogado Álvaro González, actual diputado porteño por el PRO, que mantiene su espacio personal e informa sobre las novedades legislativas en las que participa o le resultan interesantes, como la ampliación presupuestaria o la gestión de residuos sólidos en la ciudad de Buenos Aires.
La Ciudad de la Furia es el blog del doctor Juan Manuel Di Teodoro. "No hay otro tiempo que el que nos ha 'tocao', acláreles quién manda (el pueblo) y quién es el 'mandao' (el gobierno)", asegura el autor parafraseando a Joan Manuel Serrat.
Pablo Jebe es abogado, docente y especialista en relaciones internacionales. Escribe La Realidad Mundial desde Córdoba. En su espacio reflexiona sobre la actualidad y las relaciones de nuestro país con el mundo, como en Historia de desencuentros: las relaciones Argentina-Brasil.
  • Otro caso es el de Andrea Fadelli, una abogada rionegrina que escribe La actualidad del Derecho. Según cuenta la autora, creó su blog para compartir opiniones sobre temas de interés actual. Su idea es publicar artículos que incentiven el debate y fomenten el intercambio de ideas y opiniones de forma abierta y plural.
Entre los espacios especializados podemos encontrar Derecho Educativo, "un aporte para considerar la importancia actual del enfoque jurídico en la transformación de una escuela nueva", y el blog Jurídico Fiscal realizado por Alejandro Retegui, un abogado especialista en Derecho Tributario.
Los estudiantes de abogacía no podían faltar. Entre ellos están Matías, que escribe Hasta dónde nos maneja la tecnología, e Isabella con su blog La vida de una gorda. También las universidades tienen su espacio, como la cátedra de Instituciones de Derecho Privado de la Universidad Nacional de Buenos Aires.

Me voy de casa. Me cansé. No te soporto más

  • El matrimonio es el pilar básico y esencial para la formación de una familia bien constituida, es por ello que cuando uno de los cónyuges hace abandono del hogar, toda la estructura se quiebra.

    En principio hay que considerar que como nos dicen tanto en el registro civil, como en la iglesia antes de dar el “si”: el matrimonio es para toda la vida ...en la salud y la enfermedad...etc. En la actualidad existe la figura del divorcio vincular, pero eso no obsta a que nuestro matrimonio nos genere consecuencias para siempre.
    Existen diversas definiciones respecto al matrimonio, entre las cuales todavía no hay unidad, ya que puede considerarse desde el punto de vista civil, religioso, etc. Lo cierto es que quienes contraen nupcias en nuestro país, se someten al ordenamiento jurídico vigente que establece entre otras cuestiones, derechos- deberes para los cónyuges. Se los denomina de esta manera dado que existe reciprocidad y los que funcionan como un derecho de uno, son el deber del otro y viceversa.
    Nuestro código civil en su art. 198 dice: “Los esposos se deben mutuamente fidelidad; asistencia y alimentos”. La constitución del matrimonio, según nuestra cultura occidental, consagra la unión del hombre y la mujer sobre la base de la monogamia, es por ello que la violación al precepto de la fidelidad es en nuestro ordenamiento jurídico una causal válida de divorcio. Debe tomarse a la fidelidad en un sentido amplio, de manera tal que los cónyuges no sólo deberían abstenerse de tener relaciones sexuales con otras personas sino que también deberían evitar cualquier relación que cree una apariencia comprometedora y lesiva para la dignidad del otro. La fidelidad hacia el otro esposo tiene como base fundamental el respeto por su persona. La asistencia comprende la mutua ayuda, solidaridad afectiva, cuidados recíprocos, y toda la colaboración necesaria en pro de la familia. La obligación alimentaria forma parte de lo que llamaríamos un deber general asistencial, esto significa que los cónyuges deben mutuamente, prestarse asistencia económica, y en caso de que así no sucediere, se podría reclamar el cumplimiento judicialmente.
    Pero el derecho -deber que nos ocupa en este caso es la “cohabitación”. Cohabitar significa vivir bajo un mismo techo, vivir juntos, es decir que compartan el hogar conyugal. Este deber no puede cesar salvo por una causa justificada, tal sería el caso de que uno de los cónyuges resida determinada cantidad de tiempo al año en otro lugar por cuestiones netamente laborales.
    Cabe aclarar que la cohabitación va a subsistir hasta tanto exista una sentencia judicial de separación personal o de divorcio vincular que permita que la misma sea suspendida. También podrá cesar por vía judicial cuando ésta ponga en peligro la vida o integridad física, psíquica o espiritual de uno o ambos cónyuges, o bien de los hijos.
    El deber de cohabitación es recíproco, por lo que, la actitud de cualquiera de los cónyuges de suspenderlo, constituye un incumplimiento de su obligación y determina la posibilidad de solicitar judicialmente su reanudación, y la configuración de la causal de divorcio prevista en nuestro código civil como abandono voluntario y malicioso. Esta causal se da por el retiro injustificado del hogar realizado con la intención de dejar de lado la convivencia. Es voluntario porque se lo hace con conciencia de la actitud y postura que se está tomando y es malicioso porque se hace con la intención de causarle un perjuicio al otro o bien sabiendo las consecuencias que este retiro intempestivo pudiere acarrear. Por lo tanto, quien se retira del hogar deberá probar que existieron causas justificadas para hacerlo.
    Es por ello que no se deben tomar decisiones apresuradas. Siempre en las cuestiones de familia se debe obrar con cautela, midiendo las consecuencias del acto que uno va a llevar a cabo. No todo es tan sencillo como para dar un portazo y dejar toda una vida atrás. En todo momento hay que tratar de recapacitar.
    Esto no significa que si existe una causal justificada uno deba estar atado al matrimonio; si usted tuviera que retirarse de su hogar, por ejemplo por cuestiones de violencia familiar, hágalo, pero lo aconsejable es que al menos efectúe una exposición civil de su abandono del hogar manifestando las causas, para evitar llevarse una sorpresa en el futuro cuando su cónyuge le inicie un divorcio por la causal antes mencionada y usted no tenga forma de probar que realmente se retiró por una causa justa.

FUENTE: http://www.sepadefenderse.com.ar/familia.htm#5

jueves, 9 de octubre de 2008

ACTO INEXISTENTE (Terminología forense)

  • Una sentencia que no está firmada por el juez, no es un acto nulo ni anulable, sino inexistente. La diferencia entre estas figuras jurídicas consiste fundamentalmente en que el acto inexistente no es confirmable, ni prescriptible, ni produce efecto alguno. Es una categoría distinta a la nulidad. No se trata de un acto que fue creado con un vicio, sino de uno que no nació.
    En los anales jurisprudenciales se registran otros casos que se encuadran en este ítem: escrito judicial con firma apócrifa (JUBA, B251543); transmisión de dominio donde se ha prescindido de la voluntad del legitimado (JUBA, B22298).
    La Cámara Civil 1ª, sala 2ª, de Mar del Plata, lo ha conceptualizado así: "un acto procesal es inexistente cuando por circunstancias relativas a su esencialidad, no puede nacer a la vida del derecho; su ineficacia parte de su no existir y nada puede quedar de él más allá de la constatación de su inexistencia" (JUBA; B1401176).
    La fundamentación legal, en la generalidad de los casos, se asienta en el Art. 1012 del Código Civil: "La firma de las partes es una condición esencial para la existencia de todo acto bajo forma privada...". El eje sobre el que gira esta doctrina es la palabra "existencia", contenida en dicho artículo.

miércoles, 8 de octubre de 2008

La Justicia obligó a una empresa a indemnizar a un empleado infiel

  • Los jueces decidieron que el despido de un telemarketer era injustificado pese a comprobar que el trabajador no respetó el deber de fidelidad, al realizar reiteradas y prolongandas llamadas personales en horario laboral. Por qué esto preocupa a las empresas. Qué dicen sus abogados.
La cámara laboral hizo lugar a una demanda de un trabajador quien reclamó ser indemnizado por despido al entender que había sido cesanteado sin justa causa, a pesar que su empleador alegó graves e inadmisibles inconductas laborales de su parte.
El fallo forma parte de una serie de pronunciamientos que atentan contra las facultades de dirección empresaria. En esta oportunidad, nuevamente se privó a una empresa de la posibilidad de disponer un despido justificado con fundamento en el quebrantamiento de los deberes de fidelidad y buena fe que rigen la relación laboral. Desde las firmas argumentan que sentencias de este estilo provocan una mayor inseguridad jurídica ya que frente a una acción de gravedad, cometida por el empleado -en el caso mantener llamadas de índole privado por más de dos horas- las firmas deberán estudiar cuidadosamente las sanciones que quisieran adoptar.
Los especialistas consultados por iProfesional.com coinciden en destacar que si bien es cierto que la apreciación de la gravedad de la injuria laboral es una facultad eminentemente reservada a la Justicia, la falta de criterios claros genera desconcierto en las compañías.
“Esta sentencia ata de pies y manos a las empresas, quienes cada vez más se encuentran con mayores dificultades a la hora de aplicar el derecho de organización y, consecuentemente, de sanción a sus empleados”, dijo Juan Manuel Minghini, abogado especialista en derecho laboral.
Los jueces tomaron esta decisión en la causa "Chiapetta Fabián Mauricio c/ Aerolíneas Argentinas SA s/despido". (Ver fallo completo provisto por elDial.com)
  • La causa
En este caso, Aerolíneas Argentinas S.A. decidió desvincular al empleado alegando gravísimas e inadmisibles inconductas laborales, luego de comprobar que éste mantuvo comunicaciones telefónicas personales y absolutamente ajenas a su trabajo por más de dos horas durante una jornada laboral.
Chiappetta era un empleado de más de 14 años de antigüedad en la empresa que registraba como antecedente disciplinario desfavorable una sanción de 5 días de suspensión en octubre del año 2004. El motivo había sido la utilización en forma inadecuada y para uso personal de la clave de acceso telefónico, otorgada por la empresa, para hablar con sus familiares en las localidades de Chascomún, Gral. Rodríguez, el conurbano bonaerense y a un club de encuentros telefónicos.
La compañía comprobó que con el accionar de Chiappetta se produjo la pérdida de aproximadamente 60 llamadas entrantes que no pudieron ser atendidas, con el consecuente perjuicio que ello trajo aparejado para la firma.
Si bien el juez de primera instancia falló a favor de la empresa, los magistrados de cámara revocaron esta decisión, determinaron que el despido fue incausado y obligaron a la firma a abonar la indemnización correspondiente.
Los jueces sostuvieron que si bien la conducta del trabajador -que precisamente se desempeñaba en un "call center"- merecía un duro reproche y habilitaba una grave sanción por parte de la empresa, no existía suficiente base fáctica para que objetivamente se considere justificada la falta de confianza esgrimida que conlleve al despido, sin dar antes una "última oportunidad" al dependiente para que revea su actitud.
Así concluyeron que no está probada una injuria de tal gravedad que impidiera el mantenimiento del vínculo contractual, “por lo cual el despido dispuesto, luce desproporcionado y genera la responsabilidad indemnizatoria de la compañía”.
  • Pérdida de confianza
La cuestión radica en la interpretación que se le otorga al concepto de "pérdida de confianza", explicó el abogado, y dijo que la tendencia que surge de los últimos fallos de la Cámara laboral establece pautas cada vez más restrictivas, imponiendo al empleador la "obligación" de tener que admitir y consentir un hecho de suma gravedad, para recién, de producirse nuevamente, poder finalizar la relación con ese empleado.
Esta carga constituye un entorpecimiento al libre derecho de organización y conducción empresaria, reconocido por la Constitución Nacional, explicó el abogado.
"Las empresas deberán analizar con sumo cuidado su decisión de despedir a un mal empleado; aún en aquellos casos donde el hecho injurioso cometido pareciera estar suficientemente claro", concluyó Minghini.
“No quedan dudas que el empleado mantuvo comunicaciones personales en horario de trabajo, este hecho se encuentra claramente probado. Además, los magistrados reconocen expresamente que la conducta del trabajador se ve agravada por desempeñarse en un call center y que merece un “duro reproche”, pero lo cierto es que no la consideraron suficiente para justificar un despido con causa”, explicó Luis Ángel Discenza, socio de Adrogué, Marqués, Zabala & Asociados.
"Si bien no podemos desconocer que la apreciación de la injuria laboral tiene un componente subjetivo -adviértase que el juez de primera instancia rechazó la pretensión del trabajador- no es menos cierto que el incumplimiento de un empleado, debidamente acreditado e indudablemente agravado por las funciones que debía desempeñar, merece la máxima sanción posible", enfatizó el laboralista. Así sostuvo que para apreciar el valor de la injuria denunciada por el empleador, no se debe olvidar que el trabajador fue contratado para atender llamadas entrantes y lo que hacía era ocupar la línea telefónica para mantener conversaciones personales.
"Es evidente que este pronunciamiento atenta contra la facultad de dirección que innegablemente otorga la LCT al empleador”, dijo Discenza.
  • Incumplimiento anterior
Todo esto se ve agravado por la existencia de una sanción disciplinaria anterior por el mismo motivo y que indudablemente no consiguió el objetivo correctivo y la ratificación del tribunal respecto de que todas las inconductas y comportamientos imputados al empleado fueron debidamente acreditados en la instancia probatoria, explicó Héctor A. García, socio de García, Perez Boiani & Asociados.
¿En qué circunstancia podrá el empleador extinguir el contrato con causa, si no lo puede hacer cuando se constata una conducta reprochable agravada por la función del trabajador?, se preguntó el abogado.
"Pareciera evidente que el empleador se verá obligado a soportar una injuria grave en el marco del contrato de trabajo sin poder recurrir a las herramientas legales previstas al efecto como el despido con causa", expresó Discenza.
El fallo deja el interrogante respecto de "cómo es posible administrar disciplina y ejercer facultades de organización y dirección sin diluir el principio básico de autoridad que todo empleador requiere para la consecución de los objetivos propios de toda comunidad laboral organizada", concluyó García.
Daniela A. San Giovanni
©iProfesional.com

martes, 7 de octubre de 2008

Las copias y las horas de gracia

  • Por Eduardo Sirkin *
    Ya nos enseñaba ALSINA, Hugo (Tratado Teórico Práctico de Derecho Procesal Civil y Comercial, tº 1, p. 747, Ed. Ediar, 1956) que un "..término es perentorio cuando por el solo transcurso del tiempo se produce la caducidad del derecho que ha dejado de usarse.-

    FALCÓN, Enrique M ("Tratado de Derecho Procesal Civil y Comercial", tº 1 pag. 624, Edit. Rubinzal Culzoni) dice que "..Los plazos perentorios son aquellos concluyentes que liquidan la posibilidad de la actividad procesal una vez cumplidos los términos, sin necesidad de manifestación especial del juez o las partes. La seguridad jurídica es también un aspecto de la noción de lo justo, de allí que no se trate de una cuestión meramente formal el aspecto de los plazos procesales –que además son perentorios- sino de conducir el pleito en términos de estricta igualdad, en salvaguarda de la garantía constitucional respectiva..."

    KIELMANOVICH, Jorge L. (Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, Comentado y Concordado, Edic. 2 tomos LexisNexis, 2006, tº 1, pag. 273 expresa que "…La perentoriedad de los plazos legales y judiciales, supone su preclusión, sin necesidad de pronunciamiento a su respecto, por lo que una vez transcurridos los mismos se produce la consumación propiamente dicha de las facultades aprehendidas en ellos.."

    El Maestro Lino E. PALACIO ("Manual de Derecho Procesal Civil, LexisNexis, pags. 70 y sig.") refiriéndose al principio de preclusión nos ha ilustrado que "…tiene su raíz histórica en el proceso romano canónico..y es el que domina en nuestro ordenamiento jurídico…por efecto de la preclusión adquieren carácter firme los actos cumplidos dentro del período o sección pertinente, y se extinguen las facultades procesales que no se ejercieron durante su transcurso…"

    En cuanto a los plazos perentorios, salvo los correspondientes a caducidad de la instancia (art. 310 a 318 del CPCCN) que son subsanables o purgables y se cuentan por meses, el resto son perentorios conforme lo dispone el art. 155 del CPCCN.-
    Y el hecho que así sean además, por aplicación del principio de preclusión procesal, no impide que sean prorrogables y por el mismo principio, siempre y cuando la prórroga sea acordada y presentada en el expediente con relación a actos procesales determinados y antes del vencimiento del plazo. (SIRKIN, Eduardo “Prolongación del plazo de gracia en el Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Buenos Aires. Avasallamiento de las razones de su existencia y principios procesales” en elDial.com del 16-08-07) (
    elDial - DCBEA)

    En el artículo citado aludí a la razón de las horas de gracia que reproduzco para facilitar la comprensión del actual:

    Hasta el 31 de enero de 1968 en el ámbito de la Capital Federal (no existía aún la Ciudad Autónoma de Buenos Aires) regía la Ley 12.990 Ejercicio del Notariado. que en su normativa para conciliar el vencimiento de los términos según el art. 24 del Código Civil y el del horario de tribunales, a la sazón con diferencias según fuese del 15 de noviembre al 14 de marzo y del 15 de marzo al 14 de noviembre (de 07:00 a 13:30 y de 13:30 a 18:00 respectivamente) expresaba:
    “Artículo 11 Son deberes esenciales de los escribanos
    de registro:...
    e) poner cargo a los escritos que deban ser presentados a las autoridades judiciales o administrativas en términos perentorios, o cuando les fueren presentados fuera de las horas hábiles, debiendo el escribano hacerse cargo de tales escritos para presentarlos personalmente a la oficina o secretaría indicada dentro de las dos primeras horas del siguiente día hábil...”
    Los escribanos con registro o sin el estaban facultados para colocar los cargos fuera de hora en actas extraprotocolares lo que dio lugar a simulaciones y rentabilidades falseando más de uno fechas y horas de modo tal que concurriendo el letrado o la parte en un día, asentaban haberlo recibido el anterior y concurrían a presentarlo personalmente dentro de las primeras horas conforme la norma.

    Era vox pópuli la existencia de notarios en los alrededores del Palacio de Justicia cuya única labor era la de colocar y cobrar la gestión de los cargos fuera de hora.

    Además la jurisprudencia de los distintos fueron no era uniforme y en algunos se requería la primera hora del día hábil siguiente y en otros las dos primeras.

    Con la sanción de la ley 17.454 se puso fin a todo ello y los autores del proyecto, prestigiosos juristas (Lino Enrique Palacio, Carlos Alberto Ayarragaray, Carlos José Colombo, Néstor Domingo Cichero, María Luisa Anastasi de Walger y José Julián Carneiro) lo anticiparon en la exposición de motivos al referirse a los actos procesales:
    “...Con relación a los escritos presentados fuera de horario judicial se ha creído conveniente reemplazar el actual sistema, proclive a actitudes ficticias y a problemáticos deslindes de responsabilidad, por la habilitación, a los efectos del cargo, de las dos primeras horas del despacho del día hábil inmediato al del vencimiento del plazo correspondiente (art. 124)...”
    Ante la existencia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por ley ORGANICA NOTARIAL nº404/2000 (15-6-2000) con vigencia el 25 de septiembre de 2000, sancionada por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para las diligencias especialmente ACTAS se eliminaron las extraprotocolares, resolviéndose por la matricidad razón por la cual deben extenderse en el protocolo. Está regulado en el Capítulo III, Arts. 82 a 92 ambos inclusive.

    Los escribanos con registro en el ámbito de la Ciudad dejaron de regirse por la ley nacional 12990 y pasaron a depender y regirse por la ley local individualizada.

    Un concepto elemental de “carga procesal” sería un acto que de facultativo para el ejercicio de un derecho, conlleva el deber de cumplir otro cuya omisión trae aparejada una consecuencia gravosa para la parte. Lo sintetizamos con la expresión del “imperativo del propio interés”.

    Así entre otras, ante el derecho de recurrir está la carga de fundamentar mediante el memorial (art. 246 del CPCCN) o expresión de agravios (art. 359 del CPCCN) según se trate de un recurso de apelación concedido en relación o libremente; acompañar copias para formar el incidente del art. 250 del CPCCN; acompañar copias de escrito o documentación bajo apercibimiento de lo dispuesto en el art. 120 del CPCCN; interponer el recurso de reposición con el fundamento en el mismo acto (art. 239 del CPCCN); presentar escritos previstos en el art. 56 del CPCCN con firma de letrado bajo apercibimiento de lo dispuesto en el art. 57 del CPCCN; dejar constancia en el libro de asistencia en los casos del art. 133 del CPCCN; devolver el expediente retirado por el letrado para alegar bajo apercibimiento de perder ese derecho (art. 482 del CPCCN), etc...y para completar el tema: “la carga de acompañar tantas copias como partes intervengan” de los escritos de los que deba darse vista o traslado, de sus contestaciones y de los que tengan por objeto ofrecer prueba, promover incidentes o constituir nuevo domicilio y de los documentos con ellos agregados (art. 120 del CPCCN).

    Esta carga ha sufrido algunas variantes en su exigencia, aplicación y sanción ante la omisión en las sucesivas legislaciones rituales.

    Con la vigencia de la ley 14.237, ante la falta de presentación de copia, debía intimarse para su agregación en el plazo de veinticuatro horas, bajo apercibimiento de tener por no presentado el escrito.(art. 6º de dicha ley).

    El único plenario que conozco sobre copias se dictó sobre esa ley:
    “Con sujeción a lo dispuesto por el art. 20 de la Ley 14.237, bastará la sola firma de los secretarios en las providencias que conforme al art. 6 de la misma, se intima a las partes a que agregaren las copias en el término de 24 horas, bajo apercibimiento de tener por no presentados los escritos".-
    Cámara de Paz, en pleno, noviembre 11-1954, in re "Tavb, Jorge Gualterio c/Bolotnicoff, Raúl"
    La Ley, tomo 76, página 705
    (
    elDial - ANB0)
    La buena intención de la ley resultaba, asiduamente desvirtuada en la práctica porque facilitaba y estimulaba el incumplimiento de esa carga, y demoraba las actuaciones. (COLOMBO, Carlos J. Cód. Proc. Com. tº I, p. 590 § 4 Abeledo-Perrot.).

    Esa fue la razón por la cual el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación en su artículo 120 versión inicial por la ley 17.454 (vigente desde el 01 de Febrero de 1968) , suprimió la intimación previa como recaudo para la devolución del escrito y para obviar la posibilidad de un simple olvido o mera inadvertencia otorgó la facultad de subsanar la omisión dentro del día siguiente

    Por supuesto que según sea la ley vigente han sido las interpretaciones judiciales, ya que la versión de la ley 17.454 estableció la automaticidad para el cumplimiento de la carga y la efectivización de apercibimiento sin necesidad de recaudo alguno, anticipando el otorgamiento de la oportunidad al incumplidor si el juez o tribunal no aplicó de oficio el apercibimiento. (confr. SIRKIN, Eduardo, “Presentación de tantas copias como partes haya. Alerta rojo”, D.J. 1996-2-pag. 7 y SIRKIN, Eduardo “Algo más sobre “la carga” de acompañar copias” en elDial.com del 03-11-05) (
    elDial - DC752)

    En lo que respecta al número de copias a acompañar, atento a que ha habido diferentes criterios, es usual aferrarse a la costumbre -carente de asidero legal- de acompañar copias según sea la parte a la que debe corrérsele un traslado o a quien se le contesta.

    Posteriormente, con la reforma por la ley 22.434 que entró en vigencia el 31 de octubre de 1981 (120 días de su publicación: 1-7-81), a la exigencia de acompañar tantas copias firmadas como partes intervengan, agregó la salvedad de la unificación de la representación en el primer párrafo y modificó el sistema del plazo para subsanar la omisión en el segundo, restableciendo la intimación o requerimiento previo, con la aclaración que la misma debe notificarse por ministerio de la ley, ya que de no haberlo hecho hubiese sido por cédula conforme al artículo 135 inciso 6º, además clarificó quienes pueden firmar las copias (partes, apoderados o letrados que intervengan en el juicio).
    Art. 120. CPCCN– Copias. De todo escrito de que deba darse traslado y de sus contestaciones, de los que tengan por objeto ofrecer prueba, promover incidentes o constituir nuevo domicilio y de los documentos con ellos agregados, deberán acompañarse tantas copias firmadas como partes intervengan, salvo que hayan unificado la representación.

    Se tendrá por no presentado el escrito o el documento, según el caso, y se devolverá al presentante, sin más trámite ni recurso, salvo la petición ante el juez que autoriza el art. 38 , si dentro de los dos días siguientes a los de la notificación, por ministerio de la ley, de la providencia que exige el cumplimiento del requisito establecido en el párrafo anterior, no fuere suplida la omisión.
    ……..
    Surge liminarmente el carácter imperativo contenido en la norma en cuanto a la obligación de acompañar copias, pero más aún respecto al apercibimiento del segundo párrafo, que no habilita al juez a ponderar la clase de escrito o documento de que se trate ni hacer distingos de ninguna índole.

    Ya he relatado en el artículo citado y no está de más recordarlo para mantenerse alerta que en la causa citada de la Sala G, que tramitara por la vía del proceso sumario, tuvo informe del secretario el 24 de noviembre de 1994 de haberlo encontrado en canastilla, -no obstante el cargo del día 10 del mismo mes y año- y al día siguiente 25 se formuló el requerimiento para cumplir con el artículo 120 del Código Procesal. Ergo, a la parte se le tuvo por no presentado el escrito haciéndosele efectivo el apercibimiento de la norma en una clara interpretación literal.

    Pero el alerta es para todos los litigantes y ante todos los estrados, ya que no sabemos con precisión la orientación del juez o tribunal, en cuanto a la aplicación de oficio del requerimiento literal del mentado artículo 120 del CPCCN de acompañar tantas copias de los escritos y documentos como partes intervengan. Ante esa duda, lo aconsejable es dar cumplimiento con la norma de rito y además –por si acaso- quedarse hasta que sea llenado el cargo, por la posible equivocación o distracción de quien lo deba llenar.

    Y como expresara en “Notificaciones, alertas y modalidades” SIRKIN, Eduardo, del 05-05-05 (
    elDial - DC5DA) es que después de la catarsis que podamos tener de haber concluido la elaboración de una expresión de agravios(art. 259 del CPCCN) o pedidos del art. 260 del CPCCN y su presentación en la Sala, no nos contentemos con ello y volvamos y si el expediente no se encuentra en su casillero dejemos constancia en el libro de asistencia ya que podemos haber omitido un juego de copias; que no hayamos firmado las copias; o cualquier variante incluida que esté la firma de nuestro cliente y hayamos firmado como letrado las copias y nó el escrito y la providencia que nos exija se subsane la omisión (arts. 120 y 57 del CPCCN) por falta de ejercicio del derecho que nos confiere el art. 133 del CPCCN se haya notificado y vencido el plazo respectivo.

    No es el caso de la falta de firma de la parte o del letrado apoderado en el escrito que corre otra suerte por inexistente:
    “La falta de firma de la apelante en el escrito de interposición del recurso torna inexistente el acto (Conf. esta Sala, Causa 2590 del 12-6-73, causa 50.799/95 del 30.11.95, sin que modifique dicha conclusión la circunstancia invocada de que la copia llevara la firma de dicha parte.”
    Riomar Conservas Ltda. c/ Norieta, Homero Christian s/ Nulidad de marca. Causa nº 2576/91.
    CN.Civ. y Com. FED, Sala II.. 20-10-98
    (
    elDial - AF15AF)
    Aporto a continuación distintos fallos que hacen al tema para facilitar su acceso y la interpretación actual:
    “El plazo para acompañar copias del escrito que prescribe el art. 120 del Código Procesal, reviste el carácter de perentorio, por lo cual su vencimiento determina en forma automática la caducidad de la facultad procesal que concedía, sin que para tal resultado se requiera la petición de la otra parte o declaración judicial.”
    M., A.N. c/ P., R.H. s/ DIVORCIO ART. 215 CODIGO CIVIL CNCIV - Sala K - Nro. de Recurso: K126253 - Fecha: 15-4-1997) (sentencia interlocutoria)
    (
    elDial - AE524)

    “El art. 120 del Código Procesal al referirse a los escritos de los cuales debe darse traslado no distingue sobre la calidad y contenido de ellos, pues la exigencia de las copias tiende a que cada litigante cuente con los elementos necesarios para el mejor ejercicio del derecho de defensa, por lo cual se lo ha calificado de requisito sustancial, en el sentido de que se trata de una carga para su presentante, al punto tal que la ley 22434 atenuó el rigor para purgar la omisión y extendió el plazo a dos días.” Dra. Lozano.- Duarte, Diego Carlos c/ Obra Social del Personal de Encargados de Renta y Horizontal s/ Daños y Perjuicios. CNCIV - Sala L - Nro. de Recurso: L054564 - Fecha: 12-08-99)
    (
    elDial - AE12B3)

    “El art. 120 deja a salvo la posibilidad de que el interesado peticione ante el juez de acuerdo con lo autorizado en el art. 38 C.P.C.C.N. a fin de despejar cualquier duda que eventualmente pudiera suscitarse a raíz de que el mismo texto establece que la resolución que tuviera por no presentado el escrito o documento no admite "más trámite ni recurso". Parece claro que al conocer del remedio que prevé el art. 38, el magistrado debe examinar si el proveído del secretario se ajusta o no a las disposiciones del art. 120, pero no se halla facultado a apartarse de ellas.”
    "Deutsche Bank Aktien-Gesells c/ BCRA s/ Nulidad de Resolución. CNACAF, SALA II - D., H. y G. de C. G. - 17/07/92 Ficha: 431
    elDial - AH1A7
    Me he referido a la perentoriedad del plazo de gracia, (SIRKIN, Eduardo “ Tiempo de los actos procesales. Plazos perentorios y de los otros. Cargo- razón de las horas de gracia / Fallos” en elDial.com del 18-08-05) (
    elDial - DC6A3) que siempre consideré que había que estar alerta con el cargo puesto en los escritos sea manual o mecánicamente, ya que por un error al colocar la hora se podía correr el riesgo de presentar el escrito fuera de término o antes si fuese a la inversa.

    También que las dos horas de gracia además de poner coto a prácticas espurias como las apuntadas implicaba –como expresara- conciliar el vencimiento del plazo del art. 24 del Código Civil con el del horario de tribunales:
    Art. 24 del Código Civil: “El día es el intervalo entero que corre de medianoche a medianoche; y los plazos de días no se contarán de momento a momento, ni por horas, sino desde la medianoche en que termina el día de la fecha”
    Principio descartado por la ley de Acción de Amparo que en su art.15 ley 16.986 establece un plazo de 48 horas, pero como me estoy refiriendo al cargo, viene a cuento su aplicación por la implicancia que tiene un minuto tarde con igual resultado que en los escritos que venzan en días.

    La Cámara Nacional en lo Civil se expidió respecto a unos minutos posteriores a las dos horas de gracia:
    El plazo de gracia constituye una franquicia excepcional acordada para la presentación de escritos al día siguiente del vencimiento del término durante las dos primeras horas del horario judicial. Por ello, la pretensión de que se tenga por presentado en término un escrito "en el caso la interposición de un recurso extraordinario" dejado nueve minutos tarde de vencido el plazo otorgado por el art. 124, párrafo último, importa requerir "un plazo de gracia de otro plazo de gracia", ya que no reviste sino tal carácter el otorgado por la norma citada.
    (Sumario N°15313 de la Base de Datos de la Secretaría de Jurisprudencia de la Cámara Civil - Boletín N° 8/2003). Tipo de Fallo: R Sala: C Expte. Nº: C356471 Fecha: 04/02/03.- BIASOLI, Mirta Angélica y otros c/ ESPERÓN, Elsa y otros s/ EJECUCIÓN HIPOTECARIA
    La Cámara Nacional en lo Comercial se expidió en igual sentido:
    "No procede otorgar una suerte de plazo de gracia judicial al plazo de gracia legalmente establecido por el cpr 124 in fine. El Tribunal ha adoptado antes de ahora ese criterio, en los autos "Andibien de Punta SA", de fecha 11.12.89; criterio que reitera aquí, pues no procede agregar minutos de gracia al plazo de gracia, pues de hacerlo se ingresaría en un terreno cenagoso y lindante con lo arbitrario, ya que se ignoraría cuál sería el límite de la gracia judicial."
    "Véase que admitido un plazo de gracia de dos horas y tres minutos, el mismo criterio autorizaría la gracia de un cuarto minuto; fijado un plazo de dos horas y cuatro minutos, procedería la gracia de un quinto minuto; y así se entraría en un deslizamiento hacia el infinito. No procede pues, conceder esos minutos de gracia, ni siquiera el primero de ellos (esta Sala, 18.7.01 "Cocilova Armando Atilio")." (Del voto de la mayoría)
    CAUSA 82736/03 - "Hydro Agri Argentina SA c/ D'Amario Hnos. SA y otro; s/Ejecutivo" - CNCOM - SALA D - 18/05/2005 elDial del 4-8-2005.
    (
    elDial - AA2C30)
    La Corte Suprema de Justicia de la Nación en autos “Cantera Timoteo S.A. c/ Mybis Sierra Chica S.A. y otros, en fallo del 30 de septiembre de 2003 (
    elDial - AA1D72) (confr. Diario Judicial del sábado 3 de enero de 2004, por mayoría afirmó que la interpretación estricta que debe atribuirse al “plazo de gracia” previsto en el art. 124 del CPCCN por razones de seguridad jurídica, imponen colocar un momento final para el ejercicio de ciertos derechos, transcurrido el cual sin extensión deban darse por perdidos.

    En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en los autos: GCBA c/& Dávola Manuel s/ Ejecución Fiscal – Avalúo, la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la C.A.de B.A. Sala I con fecha 30/12/2004 consideró extemporánea la presentación de un escrito un minuto tarde. (
    elDial - AA27D7)

    Hace más de tres años nuestro mas Alto Tribunal con diferente composición mediante integración de conjueces después de más de diez y siete meses del primitivo fallo, hizo lugar a un recurso de reposición en los mismos autos: “Cantera Timoteo S.A. c/ Mybis Sierra Chica S.A. y otros en fallo del 03-03-2005 publicado en elDial.com del 29-04-05 y en L.L. del 27-06-05 p.3 justificando el apartamiento de la otrora invocada seguridad jurídica.

    Ambos fallos fueron anotados por el distinguido procesalista y amigo, recientemente fallecido a quien le tributo un merecido homenaje: COLERIO, Juan Pedro en la última publicación indicada de L.L. “Dos resoluciones contradictorias de la Corte Suprema dictadas en el mismo expediente” y si bien coincido con los fundamentos de sus comentarios, no deja de llamarme la atención otros tópicos que dan la pauta de afirmaciones de la Corte que contradicen además la normativa que la misma ha impuesto en el Reglamento para la Justicia Nacional y la exposición de motivos que acompañó al proyecto que deviniera en Ley 17.454.

    Dicen en el primero de los fallos (la mayoría) punto 4º):
    “ Que el legislador ha instituido el llamado plazo de gracia a fin de habilitar la presentación de escritos dentro de las dos primeras horas hábiles del día siguiente al del vencimiento del plazo para hacerlo, precisamente a fin de impedir los perjuicios que para las partes pudieran derivar de razones de fuerza mayor que les impidiesen hacerlo en tiempo oportuno, motivo por lo cual resulta inadmisible que pretendan invocarse motivos de la misma índole para no cumplir puntualmente con la presentación en el tiempo suplementario que graciosamente la ley otorga”
    Ya he transcripto el pensamiento de los autores del proyecto y -al aceptarlo por ende del legislador-, que nada tiene que ver con lo que los Sres. miembros de la Corte Suprema afirman que el legislador ha instituido.

    Además el voto en disidencia del Sr. Presidente Dr. Enrique Santiago Petracchi; del Sr. Vicepresidente Dr. Augusto César Belluscio y de los Sres. Ministros Dres. Antonio Boggiano y Juan Carlos Maqueda se da de bruces con el R.J.N.

    En efecto, dicen:
    4º) Que corresponde recalcar, por otra parte, que el plazo de gracia instituido por el art. 124 del citado código no constituye una prolongación del término ya fenecido a las 24 del día anterior, sino precisamente un remedio para impedir las consecuencias perjudiciales que podría ocasionar una situación de fuerza mayor que no hubiese permitido hacer la presentación judicial en tiempo oportuno;..”
    Y en el Reglamento para la Justicia Nacional dictado por la C.S.J.N. en este tópico conforme Acordada 4/74 del 8-II-1974 expresan:
    4.- El plazo para la presentación de escritos se extiende hasta las dos primeras horas de atención al público del día hábil inmediato al del vencimiento de los plazos, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 124 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, y por Acordada 25/76 del 20-VII-1976 ajustado el horario se dispuso aplicar el art. 124 “in fine” del CPCCN a partir de las 7:30.
    No siendo obligatorios los fallos de la C.S.J.N. y ante la disímil integración en sus decisiones, entiendo que la aplicación del principio de preclusión es inexcusable, de lo contrario los interrogantes serían infinitos.

    En algunos juzgados el cargo mecánico tiene la hora en un atraso de 2 minutos y al preguntar comprobé que es “adrede” para evitar perjuicios y situaciones como las que son objeto de estos comentarios.

    Por ello, cuando una parte espera el transcurso del plazo para una presentación (caso inverso) es conveniente preguntar al empleado qué hora tiene el sellador mecánico y con una simple prueba ver que valga la pena esperar unos minutos para no incurrir en apresuramiento y obtener un resultado adverso a su petición.

    Es de destacar que las aludidas 2 horas de gracia del art. 124 del CPCCN son para la presentación de escritos, no siendo aplicable ese beneficio para el cumplimiento de otras cargas impuestas en el código ritual, como la adjunción de copias para la formación del incidente en los términos del art. 250 del CPCCN en el recurso de apelación concedido con efecto devolutivo, aún cuando las mismas sean acompañadas con un escrito ya que la carga es de acompañar copias; lo mismo para el imperativo del art. 120 del CPCCN con idéntica carga; también con subsanar la omisión de firma de letrado de los arts. 56 y 57 del CPCCN con mismo apercibimiento; lo mismo para la devolución del expediente facilitado en préstamo para alegar en los términos del art. 482 del CPCCN, rigiendo las horas de gracia en ese caso para la presentación del memorial en el primer caso y del alegato en el segundo. (Conf.. SIRKIN, Eduardo “ Clasificación de los plazos del Cod. Procesal Civ. y Com. de la Nación en elDial.com del 07-07-05) (
    elDial - DC648)

    Aisladamente se ha distinguido entre la copia de escritos de los cuales depende el ejercicio de un derecho por parte de la contraria de aquellos que exclusivamente se destinan a los litigantes para que dispongan de un duplicado de las piezas del expediente, distingo e interpretación que no está contemplada en el art. 120 del CPCCN lo que conlleva a afectar la igualdad de las partes en el proceso y en caso de una contestación de agravios por ejemplo además del desglose del escrito por el apercibimiento imperativo del CPCCN no se advierte la importancia del escrito que –mal presentado- tendrá al no estar incorporado en relación a las costas de la apelación ya que deberá considerarse falta de cumplimiento del contradictorio.

    Aunque sea sobreabundante, el CPCCN no distingue calidad ni clase de escritos de los cuales debe acompañarse copia, refiere expresamente a TODO ESCRITO

    Como regla de autoprotección es conveniente acompañar siempre tantas copias como partes intervengan para escritos y documentos y controlar el expediente con posterioridad a su presentación, dejando nota / constancia en el libro de asistencia todas las veces que sea necesario, atento a que el consenso es generalizado, en el sentido que al presentante del escrito le incumbe concurrir a notificarse de la respuesta al mismo.
    “Todo litigante que dejó un escrito asume, concordantemente, el deber de concurrir al juzgado a enterarse del proveído que haya merecido, de modo que la respectiva notificación se produce según lo dispuesto por el art. 133, Cód. Procesal (ADLA, XLI-C, 2975), efecto que no ha podido impedirse por la circunstancia de haberse ordenado tal anoticiamiento por cédula o personalmente”.
    CNCiv. ,Sala D , agosto 23 - 985 --- Gamarra Benítez de Caballero c. Raymos)
    LA LEY, 1985-D, 533
    Y en caso que el juez realice algún distingo no autorizado procesalmente, ejercer los recursos que la ley ritual acuerda.



    (*) Profesor Adjunto de Derecho Procesal Civil de la Facultad de Derecho de la UBA. Docente desde hace 43 años de la materia en dicha Facultad. Abogado en ejercicio desde hace 45 años. Subdirector del Departamento de Derecho Procesal de dicha Facultad. Ex docente de la Escuela de Iniciación profesional del CPACF. Presidente de la Comisión de Derecho Procesal de la AABA. Director y Docente del Curso de Iniciación Profesional Área Procesal Civil y Comercial de dicha Entidad. Ex Profesor Adjunto de Derecho Procesal en las facultades de derecho de las Universidades de Belgrano y El Salvador. Ex Subdirector de Doctrina Judicial de Editorial La Ley. Ex Director de la Sección Procesal del Instituto de Asuntos Legislativos de la Federación Argentina de Colegios de Abogados. Miembro de la Asociación Argentina de Derecho Procesal. Miembro de la Sección Procesal de la Comisión de 26 Juristas del país, designada por el Ministerio de Justicia de la Nación para el Digesto Jurídico Nacional. Autor de más de 150 trabajos sobre la materia; disertante en Jornadas, Cursos y Conferencias en Capital e interior del país. Designado "Profesor Consulto" por el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Buenos Aires el 29-06-06.
    info.estudio.sirkin@gmail.com

sábado, 4 de octubre de 2008

Falta de pago en término de la Indemnización por despido.

  • Art. 2 Ley 25323 y Art. 9 Ley 25013.
    Incremento indemnizatorio.
    por Andrea Fadelli

  • La Ley de Contrato de Trabajo no establece exactamente el momento en el cual deben satisfacerse las indemnizaciones derivadas de un despido, lo cual ha hecho que algunos interpreten que deben aplicarse por analogía las disposiciones vigentes en materia de pago de sueldos y jornales, mientras otros entienden que, al no existir plazo establecido, las indemnizaciones deben liquidarse en forma inmediata.
    De todas formas, nadie puede negar que la naturaleza alimentaria de las indemnizaciones merece una protección adicional. Es por ello que se ha puesto un especial énfasis en la cuestión, desde que la mora en el pago de aquéllas origina un doble incremento, en el monto de la indemnización por despido (capital) y en sus accesorios (la tasa de interés aplicable).
    El Art. 2° de la Ley 25323 establece que cuando el empleador, fehacientemente intimado por el trabajador, no le abonare las indemnizaciones previstas en los artículos 232, 233 y 245 de la Ley 20.744 (texto ordenado en 1976) y los artículos 6° y 7° de la Ley 25.013, o las que en el futuro las reemplacen, y, consecuentemente, lo obligare a iniciar acciones judiciales o cualquier instancia previa de carácter obligatorio para percibirlas, éstas serán incrementadas en un 50%. Si hubieran existido causas que justificaren la conducta del empleador, los jueces, mediante resolución fundada, podrán reducir prudencialmente el incremento indemnizatorio dispuesto por el presente artículo hasta la exoneración de su pago.
    Por otra parte, el artículo 9º de la ley 25013 prevé el caso de la falta de pago en término, y sin causa justificada, de la indemnización por despido, estableciendo que en caso de falta de pago en término y sin causa justificada por parte del empleador, de la indemnización por despido incausado o de un acuerdo rescisorio homologado, se presumirá la existencia de una conducta temeraria y maliciosa contemplada en el artículo 275 de la ley 20733 (t.o. 1976).
    Esta última norma impone una multa a favor del trabajador de hasta dos veces y media la tasa de interés que cobren los bancos oficiales para operaciones de descuento de documentos comerciales, y es la sanción a la que expresamente remite el artículo 9º de la ley 25013, que no sólo amplía el espectro de las conductas susceptibles de reproche, sino que –además- establece una presunción en contra del empleador, sobre su accionar malicioso o temerario en el supuesto de falta de pago en término de la indemnización por despido.
    La omisión de pago de cualquier indemnización derivada de un despido incausado da lugar a la aplicación de la presunción legal (art. 9º, L. 25013) y, por consiguiente, al incremento en la tasa de interés, que prevé el artículo 275 de la Ley Contrato de Trabajo.
    La ley 25323 también se inscribe dentro de los lineamientos anteriormente referidos, sancionando la falta de pago de las indemnizaciones por omisión de preaviso, de integrativo y de despido incausado, que contemplan la Ley de Contrato de Trabajo (Arts. 232, 233 y 245) y la ley 25013 (Arts. 6 y 7).
    Con respecto a las condiciones de admisibilidad, debe darse una conducta omisiva del empleador y la misma debe ser complementada por la constitución en mora por medio fehaciente y el inicio de una acción judicial, o la promoción de una instancia conciliatoria previa (obligatoria) por parte del trabajador despedido.
    Entonces, cuando el trabajador despedido intima fehacientemente y en varias oportunidades a la empleadora para que ésta le abone la indemnización por despido incausado, pero la misma hace caso omiso a dichas intimaciones, corresponde el incremento de la indemnización en un 50% y también el incremento en la tasa de interés.

viernes, 3 de octubre de 2008

Sofía, de 3 años, sigue sin aparecer y dan el alerta a Interpol y a Chile




  • Sofía Yasmín Herrera.



  • -la nena de tres años que desapareció el domingo- sigue sin aparecer.
    Desapareció del Camping John Goodell, 60 kilómetros al norte de Río Grande Pcia de Tierra del Fuego_Argentina.
    La provincia ofrece una recompensa por datos sobre la nena.
    Si reconoce esta carita por favor comuníquese con:


  • Teléfonos
    Desde el interior de Argentina ................
    011 4797 9006
    Desde el exterior ......
    0054 11 4797 9006
    Fax
    Desde el interior de Argentina ..................
    011 4797 8900
    Desde el exterior ......
    0054 11 4797 8900.