jueves, 2 de octubre de 2008

Las jubilaciones subirán dos veces al año


  • El Senado aprobó ayer la Ley de Movilidad Jubilatoria. El primer aumento se otorgará en marzo de 2009. El otro será en setiembre.
  • Buenos Aires.
  • Esta vez al oficialismo en el Senado le sobraron votos y logró hacer aprobar, ayer, la polémica ley de movilidad jubilatoria: desde ahora habrá aumentos automáticos en los haberes dos veces por año (marzo y setiembre), de acuerdo con una compleja fórmula diseñada en la Anses que fue calificada de “trampa legal” por los opositores.
    La ley tuvo amplia mayoría en la votación general (45 a 22), en la que el oficialismo sumó a los representantes del ARI fueguino -María Rosa Díaz y José Martínez- y a la radical K correntina Dora Sánchez.
    Pero el centro de los cuestionamientos fue el artículo 6 -que remite a la fórmula de cálculo-, en el que se achicó el margen y el resultado fue 39 a 28: allí el PJ perdió los votos del ARI, de los santafesinos Carlos Reutemann y Roxana Latorre, la chaqueña Elena Corregido y Sánchez.
    Hubo cinco senadores ausentes, cuatro de los cuales estaban en contra (Carlos Menem, Sonia Escudero, Chiche Duhalde, Pablo Verani y el oficialista Guillermo Jenefes). Su aporte, sin embargo, no hubiera revertido el resultado.
    Así, el oficialismo convirtió en victoria parlamentaria lo que la semana pasada había sido una derrota, cuando la oposición se negó a habilitar la sesión con los dos tercios.
    Sesión caliente
    Aquel episodio, que irritó al oficialismo, tuvo ayer su correlato: a las 17.30 el radical Gerardo Morales pidió un cuarto intermedio para concurrir junto a su bancada al homenaje a Raúl Alfonsín en la Casa Rosada, pero el jefe kirchnerista Miguel Pichetto se negó.
    Como siguió la sesión, los radicales no pudieron ir a saludar al ex presidente. Tampoco Julio Cobos, quien había adelantado su presencia en la Rosada pero decidió quedarse en el recinto. (ver página 5)
    La sesión fue tranquila aunque con palabras duras de uno y otro lado, y con el ruido de fondo de las bombas de estruendo de la movilización opositora en las puertas del Congreso. En un momento cundió la alarma entre los empleados de seguridad (”¡ojo, voltearon las vallas y tratan de ingresar!”). Pero nada sucedió.
    El kirchnerista tucumano Julio Miranda había anunciado que el proyecto “garantiza la movilidad con responsabilidad” -porque los aumentos tienen el límite de la recaudación tributaria- y al final de tarde el correntino Fabián Ríos reconoció que “no sé si algún día podemos volver a tener el 82 por ciento móvil… no le quiero mentir a nadie. Empezando por mi mamá, a nadie.”
    Pichetto, a su vez, aseguró que el aumento en marzo será cercano al 12 por ciento. Por una razón práctica. “Si fuera menos -señaló-, no pasaríamos el test electoral, la gente nos va a liquidar en las urnas”. Será, dijo, “la prueba de la realidad”.
    “¡Será la prueba del ácido!”, dictaminó Adolfo Rodríguez Saá, uno de los que votó en contra.
    Del otro lado
    Entre los opositores, María Eugenia Estenssoro -quien pasó toda la sesión con un cartelito sobre su banca donde se leía la compleja fórmula- aseveró que “esto no es movilidad, no es justicia social” porque los aumentos serán siempre menores al índice de salarios. Rubén Giustiniani (PS) definió la ley como “tramposa, mezquina y anticonstitucional”.
    Y Morales alertó que habrá muchas demandas porque la polémica fórmula se aplicará también para definir el haber inicial de quienes quieran jubilarse, tirando para abajo el promedio de los diez últimos años de trabajo.
    “Se está resolviendo de la peor manera un tema que irá a parar a la Justicia”, dijo.
    Entre los oficialistas se mencionó varias veces el descuento del 13 por ciento a las jubilaciones que decretó el gobierno de la Alianza en 2001 (”en el manejo de la política previsional argentina algunos no llegaron al asco”, dijo el kirchnerista Nicolás Fernández).
    En tanto, fuera del recinto y mientras seguía el debate, el titular de la Anses, Amado Boudou, pronosticó ante las cámaras de televisión que el aumento de haberes de 2009 (de marzo y setiembre) sumará como mínimo de 11 por ciento. Un rato antes, el jefe de Gabinete, Sergio Massa, había redoblado la apuesta: “Si no da 18% de suba, que me pidan la renuncia”, dijo en la otra Cámara.

No hay comentarios: