martes, 25 de noviembre de 2008

Crisis: Quien trata de entender los tiempos no es ni pesimista ni optimista, sino un realista que busca la oportunidad correcta.

  • por ALEJANDRO CONTRERAS
  • “It is an immutable law in business that words are words, explanations are explanations, promises are promises-but only performance is reality”. Harold S., Meneen, Ex Presidente de ITT.
Desde hace unos días estoy leyendo artículos en diversos blogs y publicaciones del medio “Investor-Entrepreneur” que reflexionan sobre los momentos financiero-económicos que estamos viviendo.
En muchos de ellos se plantea una simple dicotomía entre ajustarse el cinturón, lo cual para muchos es interpretado como una visión “pesimista”, o esperar para comprar barato- lo cual es aplaudido como una postura "optimista".
Esta semana recibí un libro para un trabajo de investigación que estoy haciendo para una Universidad Nacional sobre Inversiones Extranjeras “Making Foreign Investment Safe” de Lois T. Wells de Hardvard y Rafiq Ahmed ex Exxon, y en uno de los primeros capítulos encontré la frase que puse al inicio, dicha por uno de los ejecutivos mas exitosos de ITT en épocas de gran crecimiento del grupo paradójicamente durante tiempos de gran desafío en países como Indonesia.
Quiero reflexionar en ese marco sobre la “performance” de una idea o de un proyecto y tratar de destilar algunos principios que la harán posible más allá de los diagnósticos o debates que podamos realizar.
No todo se reduce a “cajonear un proyecto” o “comprar barato”, la vida y opciones de un emprendedor no siempre son tan lineales o en blanco y negro.
Aunque no es el tema que quiero tocar esta crisis trae muchas mas oportunidades: Oportunidad para reestructurar deuda aprovechando estas circunstancias por todos aceptadas; oportunidad para reestructurar proveedores aprovechando estas mismas razones; oportunidad para revisar metas y estrategias de salida; oportunidad para descubrir y encontrar quienes son socios estratégicos y quienes son oportunistas; oportunidad para reestructurar personal, recursos y clientes entre otros assets. Oportunidad para comprar barato (si tengo excedente), y también oportunidad para ocupar espacios que otros por temor por ignorancia o falta de stamina dejaran entre otras posibilidades.Si todavía no comenzaste con tu start-up podra ser la oportunidad de continuar estudiando, y preparándose para cuando llegue el momento apropiado. Uno no espera a enterarse mediante los titulares de los diarios que la crisis ha terminado. Todo lo contrario, en esos momentos habrá que estar listo si éste fuera el caso.
Creo que crisis-oportunidad no es una u otra, sino ambas dentro de una performance sea en las empresas, proyectos o en el carácter del emprendedor. En todas ellas, en todo momento y según su medida habrá oportunidades.
Sin embargo no quisiera adentrarme en reflexiones sobre cambios de escenarios estratégicos o tácticas frente a la crisis, sino en destilar algunos conceptos que creo que tienen que ver con el “carácter del Emprendedor” que tiene poco de “hyper” aunque se emociona y si tiene mucho de “endurance” ya que aceptando rápidamente una realidad que no era la que esperaba, reacciona en consecuencia.
Creo que es un error estratégico intentar desconocer los tiempos, el desafío de todo emprendedor-inversor es tratar de comprenderlos, y esperar el momento oportuno para actuar en ellos. Esto es un arte, y para poder jugar este juego se necesitan muchos elementos. Hoy quiero hacer unas breves consideraciones sobre la paciencia o “endurance”Hace unos días, compartí en la UP, en la cátedra de Proyectos de Inversión que dirige Gabriel Holand, una de mis experiencias en USA en el negocio del Mortgage, del cual afortunadamente pude salir antes que el último apagara la luz. Utilicé la experiencia personal de dos situaciones concretas para intentar representar lo que creo que es uno de los atributos de un emprendedor, su paciencia, stamina o “endurance” –los mezclo arbitrariamente a todos-. Tomar la decisión de esperar el tiempo que sea necesario para que una idea vea la luz, y tomar la determinación de salir de un proyecto en el momento óptimo aunque esto parezca una locura.
JMAC Mortgage costó muchísimo, en lo personal además de sus propios desafíos, yo estaba haciendo mis palotes en una cultura de trabajo y negocios diferente, todo muy distinto al microclima que se vive mientras uno estudia en el exterior. Tuvimos que aprender muchas cosas y a esperar y soportar el paso del tiempo hasta ver los sueños cumplidos. Luego cuando los objetivos se habían cumplido, tuvimos que aplicar la misma dosis de determinación para bajarnos de la “cresta de la ola”.
En mi caso, ni de casualidad avizoraba en aquel 2005 lo que ocurriría dos años después en la industria y en el mundo ya que mi expertise no es macroeconomía. Sin embargo sabía que había ciclos y que los árboles no crecen hasta el cielo. Me llamó mucho la atención, cómo algunos tipos de productos con amortización negativa, que tenían una lógica de cómo máximo 80% del valor de la propiedad llegaban al 100%; cómo se prestaba el 125% del valor de la propiedad; cómo el futuro deudor con algunos bancos de su puño y letra escribía en un papel su posición, ingreso y compañía a la cual trabajaba y eso bastaba para justificar el empleo y el salario; cómo la amortización pasaba de 30 años a 40 y rápidamente a 50, etc.
Aquellos indicios me ayudaron a entender los tiempos, y a encontrar la oportunidad dentro de ellos. Tuve que tomar la decisión de salir, oportunidad de salir que nunca hubiera tenido desde fines del 2007 en adelante.
Creo que tomar la decisión de salir fue mas difícil que la de esperar, ya que en esta el sueño atrae la visión, y en aquella bajarnos mas que una epopeya era una locura.
Estos ejemplos contradictorios en cuanto a los momentos y decisiones a tomar tienen ese denominador común, la determinación del emprendedor, que decide esperar o decide salir para comenzar algo nuevo.
Esto es algo que quiero rescatar en estos momentos que hay gran incertidumbre pero igual hay ritmo, el que deberemos interpretar para decidir que hacer.
Para quienes tendrán que iniciar procesos de reestructuración de deuda por ejemplo, éste es el momento ideal ya que las variables macro otorgan muchas justificaciones a las acciones, como lo estamos viendo con muchos clientes que atendemos. A aquellos emprendedores que deban esperar que el ciclo se altere nuevamente hago una pregunta: Que representan (si es el caso) uno o dos años en tu vida de emprendedor?
El tiempo es una percepción que puede alterarse a voluntad, el “timing” es una decisión que tiene que ver con el entendimiento dentro de esos tiempos y con la búsqueda de la oportunidad concreta, en base a una realidad que no niego sino reconozco.
Creo que la paciencia no es una cualidad querida por todo emprendedor, (me duele a diario) pero es un atributo deseado para el carácter, que se forma en tiempos de prueba. Y es la paciencia la que produce mayor templaza en aquel y en la esperanza que mueve a todo emprendedor.
Propongo entonces reflexionar dentro de nuestras propias “performances” cuáles son las oportunidades que el nuevo entorno nos ofrece, y a ejecutarlas en consecuencia.
Esperando que esto les sea de provecho, termino con una historia para reflexionar.
Hasta el próximo viernes. Alex!
  • “El señor Shih tenia dos hijos: uno de ellos amaba el estudio, el otro la guerra. El primero expuso sus enseñanzas morales en la corte de Ch’i y fue nombrado maestro y tutor, mientras que el segundo habló de estrategia en la belicosa corte de Ch’u, y fue nombrado general. El carente señor Meng, al enterarse de estos éxitos envió a sus dos hijos a que siguieran el ejemplo de los hijos de Shih. El primero expuso sus enseñanzas morales en la corte de Ch’in pero el rey de Ch’in dijo: “Actualmente los estados luchan con violencia entre sí, y todos los príncipes están ocupados armando sus tropas hasta los dientes. Si nos atuviésemos a la cháchara de este presuntuoso, pronto terminaríamos aniquilados”. De modo que hizo castrar al joven. Entre tanto, el segundo hermano, expuso su genio militar en la corte de Wei. Pero el rey de Wei dijo: “El mío es un estado débil. Si yo recurriese a la fuerza en lugar de usar la diplomacia, pronto mi país sería destruido. Por otro lado, si dejo que este acalorado belicista se vaya, ofrecerá sus servicios a otro estado y entonces nos veremos en problemas”. Y le hizo cortar los pies. Ambas familias hicieron exactamente lo mismo, pero una eligió el momento adecuado, y la otra, el momento equivocado. El éxito no depende del raciocinio sino del ritmo.Lieh Tzu, Citado en “The Chinese Looking Glass”. Denis Bloodworth. 1967.

FUENTE: http://entrepreneurshiplaw.blogspot.com/2008/11/crisis-quien-trata-de-entender-los.html

Gracias Alejandro!!