martes, 16 de junio de 2009

El SLAMING

  • LEGAL TODAY
  • 16 de Junio de 2009
  • Por ANDREA FADELLI.
  • El “SLAMING”
    El “slaming” es una práctica ilegal nacida de la fuerte competencia entre compañías y consiste en traspasar de forma irregular a los usuarios, sin que estos sean conscientes y sin siquiera dar su visto bueno. Se trata de una contratación fraudulenta en la que el usuario sufre un cambio de compañía telefónica sin ser consciente de haberla aceptado. La víctima se entera cuando recibe la factura o el paquete.
El problema se patentiza cuando el usuario trata de acceder a Internet y luego de varios intentos fallidos, se da cuenta de que no dispone de conexión. Cuando el usuario llama a su proveedor para quejarse, le informan que ya no dispone del servicio porque ha cambiado de compañía.
Lo que ocurre frecuentemente es que los afectados se quedan sin conexión y pueden tardar meses en recuperarla porque se les dificulta localizar el paradero de su contrato.
El perjudicado sufre un cambio de operador de Telefonía o ADSL sin ser consciente de haberlo aceptado, por lo general el usuario no puede comprender lo sucedido. En ningún momento ha pedido un cambio, sin embargo, inexplicablemente
se le ha dado de alta en otra compañía.
Los usuarios deben tener mucho cuidado con mostrar facturas o extractos del banco a comerciales, es importante que no firmen documentos que a simple vista no son contratos. Y especialmente deben tener precaución al decir que sí en encuestas telefónicas y brindar el número de DNI.
Basta con solicitar información en otras empresas, rellenar algún formulario o atender a comerciales de la competencia para que ésta obtenga datos personales de manera ilegítima. Si alguna compañía ha tramitado un pedido a su nombre, la misma tiene la obligación de comprobar el origen de los datos y la veracidad del contrato.
La
transferencia anormal de usuarios, llamado con el nombre de "slaming" se ha extendido últimamente a la banda ancha.
El cambio de compañía telefónica sin necesidad de firmar un contrato, es decir realizado por teléfono, deja abierta una puerta al fraude, porque permite el cambio de compañía telefónica y la aceptación de un contrato, sin que el usuario sea consciente de ello, conozca el contrato, lo revise y lo firme.
Si usted ha sufrido "slaming" y lo han cambiado de compañía sin su consentimiento informado, lo recomendable es dar una orden al banco para que devuelva la factura, contactar con el antiguo operador y denunciar el hecho ante Defensa del Consumidor, Defensor del Pueblo, o ante la
CNC (Comisión Nacional de Comunicaciones).

No hay comentarios: