martes, 27 de octubre de 2009

Una mirada hacia adentro

  • por ANA SILVA
  • (Colaboradora de este Blog Site).
  • El ser humano debe realizar un verdadero acto de transformación interno, un proceso de "individuación", en esencia, un camino al encuentro consigo mismo que produzca un cambio en su forma de pensar y que a partir de ahí surja un nuevo ser, que ya no caerá en actos repetitivos.
  • Para poder comenzar a transitar este sendero, deberá encontrar el sentido de su existencia a través de la potencialidad de las profundas fuerzas inconscientes, de donde emergerá el verdadero proceso creativo.
  • Todo hombre que puede transitar este camino es porque comprendió cuáles son los verdaderos valores de la vida y que los mismos seguramente se alejan de una visión individualista y fragmentaria de la realidad.
  • En la actualidad hace falta que el ser humano revise sus anclajes a modos de pensamientos rígidos y lineales que limitan las posibilidades de conocimiento, creación y cambio.
  • Transpolando estos conceptos y haciendo un análisis de la realidad social de nuestros tiempos, podemos inferir que no abundan precisamente aquellos seres humanos que han logrado tal "proceso de individuación", sino más bien que se practica el individualismo, que no es lo mismo, priorizando los intereses particulares por sobre el bien común.
  • Ejemplos para graficar estos dichos sobran en nuestra sociedad, para citar sólo algunos tenemos: afán de poder, perpetuación en el mismo, desigualdad social, falta de solidaridad, enriquecimiento ilícito, individualismo, falta de compromiso social, etc.
  • Analizando al hombre desde esta perspectiva, el mismo queda convertido en un sujeto sin sentimientos, sin amor al prójimo, sin alma, gobernado por valores especulativos y mezquinos, así como también carente de impulsos de proyección. De ahí a la falta de responsabilidad y compromiso no hay ni un paso.
  • Quien mejor ilustra con sus palabras este pensamiento es Carl Jung cuando escribió:
    "... Son demasiados todavía los que inquieren en lo externo: unos creen en el engaño de la victoria y del poderío triunfador; otros, en tratados y leyes y por último otros, en la destrucción del orden establecido. Son demasiado pocos todavía los que se orientan hacia lo interno, hacia sí propios.
    Y todavía son menos los que se plantean la cuestión de si la mejor manera de servir a la sociedad humana no sería, en último término, que cada cual comenzara por sí mismo y ensaye, primero aisladamente, en su persona y en su propio estado interior, aquella suspensión del orden establecido, aquellas leyes, aquellas victorias, en lugar de exigir todo esto a sus conciudadanos. A todo el mundo le hace falta transformación, dislocación interna, liquidación de lo existente y renovación, pero nadie ha de cargar el peso sobre sus conciudadanos bajo el hipócrita subterfugio del cristiano amor al prójimo o del sentimiento social de responsabilidad que encubre el inconsciente afán personal de poderío. La meditación del individuo sobre sí mismo, la conversión del individuo hacia el fondo de su ser humano, hacia su destino individual y social, es el principio para la curación de la ceguera que padece la hora presente...". Carl Gustav Jung. Lo Inconsciente. Prólogo a la segunda edición. Pág. 9. Edit. Losada. Buenos Aires 1996.
  • En la era de la globalización, donde todos estamos interconectados, una acción propia perjudica o beneficia al otro.
  • Los verdaderos cambios sociales nacen a partir de que los individuos demos preeminencia al bien común por sobre nuestros intereses personales.
  • No es ser ni idealista ni utópico, alcanza simplemente con ser íntegros y honrados en nuestro actuar, empezando por una mirada hacia adentro de nuestro ser.

    ANA SILVA (*)
  • (*) PROFESORA Y LICENCIADA EN PSICOLOGIA.
  • PERITO PSICOLOGA.
  • MIEMBRO DE LA RED DE COLABORADORES DE FUNDACION IPSA (INSTITUTO INTERNACIONAL INTERUNIVERSITARIO DE POSTGRADO EN SALUD).
  • COLABORADORA DEL BLOG SITE "LA ACTUALIDAD DEL DERECHO".
Esta nota fue publicada en el Diario Río Negro. Edición del día 27-10-2009.

2 comentarios:

El dato personal terapéutico dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que expresas. El derecho fundamental a una justidica efectiva y sin dilaciones acabaría con la mayoría de los problemas importantes de este mundo: salud, pobreza y libertad.

Andrea dijo...

Muchas gracias por el comentario. De todos modos debo aclarar que el artículo "Una mirada hacia adentro" lo escribió la Lic. Ana Silva.